Vida

El negro y la moda española

El negro y la moda española

España, Felipe II y el Palo de Campeche pusieron de moda el color negro en el mundo. La hegemonía política y cultural de España quedó largamente demostrada con la proliferación del uso del color negro en el atuendo occidental, pues vestir «a la española» se convirtió en algo lujoso durante los siglos XVI y XVII en Europa. Fue Felipe II el que inició tal moda: se dice que en parte por sus deseos de asentar un imperio austero y en parte por los muchos lutos que debía guardar debido a su amplia familia a través de Europa.

La conquista de América colaboró al proceso, trayendo a España el curioso Palo de Campeche, un árbol de la familia de las leguminosas cuyas ramas facilitaban el tinte negro, morado, verde y amarillo. El Haematoxylum campechianum o palo de tinte, unido a la supremacía de nuestra cultura, idioma y tradiciones, convirtieron durante más de un siglo a España en el epicentro de la moda mundial, hasta que en el siglo XVII el testigo volvió a Francia. Sin embargo, el color negro quedó para siempre en la moda global.

Cuando Felipe V, el primer Borbón, se disponía a ocupar el trono de España, su abuelo y consejero, Luís XIV, le instó a abrazar el vestido «a la española» y a dejar atrás la exagerada, colorida y brillante moda francesa «para ser mejor recibido». En el siglo XX el color negro y la moda «a la española» volvieron a estar de máxima actualidad. Coco Chanel y su petite robe noire, Yves Saint Laurent y su esmoquin para ellas, la escuela de Amberes, Comme des Garçons, Margiela o Dior Homme, han sido muestras de la vuelta a un estilo sobrio demonizado por los países rivales de la España de Felipe II, tachada injustamente de oscurantista y melancólica; ya se sabe, para el enemigo no hay mejor defensa que un buen ataque.