Vida

El futuro de Dolce y Gabbana está decidido: «Dejaremos la empresa a la familia y los dependientes»

El futuro de Dolce y Gabbana está decidido: «Dejaremos la empresa a la familia y los dependientes»

La firma afirma que dan trabajo a más de 25.000 personas y que «el corazón de la empresa son los artesanos»

Dolce y Gabbana piensan dejar la empresa a familia y dependientes. Famosa y envidiada en todo el mundo, la marca D&G da trabajo directo a 5.000 persona, y en total a más de 25.000 personas, incluyendo a proveedores y pequeñas empresas. En una entrevista a «Corriere della Sera», Domenico Dolce, de 61 años, y Stefano Gabbana, de 57, han hablado del futuro de su empresa y de los ideales que mantienen desde que iniciaron su aventura en la moda hace 35 años. «Iniciamos con dos millones de liras –poco menos de 200.000 pesetas-. Al inicio todos nos aconsejaban pedir dinero prestado a la banca, pero la idea nos daba miedo. Así que todo lo que hemos hecho lo hemos financiado solos y nos sentimos muy orgullosos», comenta Gabbana.

Inseparables

Se conocieron en 1980. En 1982 comenzaron a hacer trabajo de asesoría para otras marcas, como Marzoto o Max Mara, y luego en 1984 crearon su propia firma D&G. «Hay afecto, gran respeto y estima mutua. Tenemos los mismos ojos y vemos el papel del emprendedor del mismo modo. Además, somos un poco como la Coca-Cola, no podemos separar los dos nombres; separados, nuestro trabajo perdería sentido», afirma Dolce. «No imaginábamos construir todo esto. Queríamos solo confeccionar bellos vestidos. Todo lo que nos rodea lo hemos realizado nosotros, desde las tazas, hasta los cuadros, pasando por muebles y vestidos», destaca Stefano.

La clave del sistema D&G es un modelo de artesanía e industria, que mezcla tradición e innovación. Desde su inicio D&G se ha distinguido por haber invertido en actividad creativa y humana, dando valor a los artesanos que generación tras generación enseñan cómo se utiliza la aguja y el hilo. Aquí está precisamente, en los artesanos, el corazón de la empresa: «A nuestros dirigentes les decimos siempre que pueden recortar de cualquier sitio, pero no del sector artesano, porque eso representa el espíritu de la empresa, la cultura, la historia y el sueño que queremos transmitir», explica Dolce.

El futuro: Familia y dependientes

El negocio de la firma D&G tiene números importantes: 1.349 millones de ingresos, 80 por ciento en el extranjero, y una red de 220 tiendas con la marca D&G administradas directamente, 80 con franquicia, y más de 300 clientes con multimarca. Dolce y Gabbana tienen decidido cuál debe ser el futuro de la empresa: La transmisión del ideario y modelo de negocio se hará a la familia y a los dependientes que trabajan con ellos desde hace años, con la esperanza de que pase de generación en generación. «Mi modelo –confiesa Gabbana- es Hermès, donde la dinastía ha vuelto con fuerza al timón y no se pasa la dirección a otros diseñadores. O bien, en otro sector, está el modelo de la firma Ferrero. Pasan las generaciones y la familia permanece».