Vida

Declaran culpable al líder de la peligrosa secta sexual Nxivm

Declaran culpable al líder de la peligrosa secta sexual Nxivm

Keith Raniere convirtió en «esclavas sexuales» a varias mujeres y entre las filas de su organización se encontraban tres actrices, una princesa y una rica heredera

En 2017, el testimonio de la actriz canadiense Sarah Edmonson ayudó a esbozar a Nxivm como una organización abusiva y criminal, que luego resultó en una secta sexual con esclavismo, extorsiones y delitos económicos. A ella, junto a otras mujeres, le marcaron en la piel a fuego, como al ganado, las iniciales del líder de la organización, Keith Raniere (58 años).

Ahora, tras la detención del líder en México y de numerosos testimonios, ya se ha conocido el resultado del juicio, que se prolongó durante siete semanas y cuyo jurado popular tardó tan solo cinco horas en declarar culpable a Raniere de los siete cargos por los que fue procesado.

El líder de la secta, que se encuentra en prisión desde su arresto en marzo de 2018, se enfrenta a una condena de cadena perpetua por tráfico sexual con adultos y menores, posesión de pornografía infantil, explotación sexual de un menor y extorsión. Esta previsto que la sentencia final se dicte el próximo 25 de julio.

Raniere fundó Nxivm en 1998 como una organización de estructura piramidal que dice ser «una comunidad guiada por principios humanitarios, que empodera a las personas y responde a preguntas sobre lo que significa el ser humano», tal y como se podía leer en la web de la secta. A través de supuestos programas para el desarrollo y crecimiento personal y profesional, el «coach» se ganó el interés de miembros de la alta clase empresarial neoyorquina. Pero realmente se trataba de una tapadera para el blanqueo de dinero y la esclavización sexual de las mujeres que se afiliaban. Se cree que la secta llegó a tener hasta 16.000 adeptos.

La secta que llegó a Hollywood

Uno de los aspectos más llamativos de la peligrosa secta es que entre sus filas se encontraba, entre muchos otros, Allison Mack, actriz de «Smallville», que se declaró culpable de los cargos de crimen organizado y conspiración para el crimen organizado dentro de Nxivm. También Clare Bronfman, la rica heredera del imperio de bebidas Seagram';s, quien se declaró culpable de un delito de asociación con la organización para ocultar y albergar inmigrantes indocumentados con fines de lucro, y falsificación de identidad.

Al haber aceptado los cargos, las acusadas de cómplices verán reducidas sus respectivas condenas. En el caso de la hija del difunto Edgar Bronfman se enfrentaría a una pena de 25 años de cárcel, pero las recomendaciones prevén en su caso que la condena acabe siendo de dos años.

Entre las víctimas se encontraba India, la hija de la actriz de «Dinastía» Catherine Oxenberg, que emprendió una búsqueda junto a su madre, Isabel de Yugoslavia, para encontrar a la joven, de quien no sabían nada desde hacía dos años. El testimonio de cómo salvó a su hija, lo recogió Oxenberg en un libro.