Vida

Comporta, el paraíso «eco-chic» que enamora a los famosos

Comporta, el paraíso «eco-chic» que enamora a los famosos

Albert Rivera y Malú son asiduos del paraíso «eco-chic» que se extiende a solo 120 kilómetros de Lisboa y tanto fascina a Rania de Jordania, Christian Louboutin o Carolina de Mónaco

Albert Rivera se ha convertido en un asiduo de Comporta, ese paraíso «eco-chic» situado a solo 120 kilómetros de Lisboa y a dos horas de autovía de Badajoz. El líder de Ciudadanos viajaba hasta este lugar idílico (con una playa inmensa) cuando mantenía una relación con Beatriz Tejuelo y ahora continúa siendo uno de los habituales al lado de la cantante Malú, su actual pareja.

Se les vio en este enclave al sur de Setúbal antes de comenzar el verano y, hace solo unos días, regresaron y se mostraron de nuevo encantados. Nada extraño en este ElDorado que seduce sin fin a todo tipo de famosos y les permite disfrutar de su ansiada discreción.

Rania de Jordania, Eugenia Silva, Luis Medina, Kristin Scott-Thomas, los hermanos Casiraghi, Antonia dell’Atte, el matrimonio Sarkozy-Carla Bruni o Christian Louboutin son solo algunos de los nombres propios que se sumergen en las aguas de estos lares en cuanto tienen ocasión… sin olvidar a Carolina de Mónaco, Adolfo Domínguez o Mario Testino.

Pero ha sido la mismísima Madonna quien ha revalorizado el entorno al difundir en las redes sociales numerosas imágenes de sus paseos a caballo por allí. A la reina del pop, que vive frente al mirador lisboeta de Santa Catarina (aunque actualmente se encuentra en Nueva York, donde prepara el inminente arranque de su nueva gira mundial el 17 de septiembre), le encanta lanzarse a cabalgar en libertad a lo largo de la costa del Alentejo.

Desde el año pasado, el consorcio que gestiona Comporta tiene como propietaria a la mujer más rica de Portugal, Paula Amorim, dueña de la cadena de tiendas de moda Fashion Clinic y de las franquicias portuguesas de Gucci. La hija del fallecido magnate luso del corcho, Américo Amorim, le ha dado aún más impulso, aprovechando que Portugal está de moda. De hecho, se han invertido últimamente 300 millones de euros para ampliar el número de bungalows y casitas de madera, que arrasan entre los devotos de la zona.

El Océano Atlántico se extiende con su azul virgen en esa parte del litoral, después de un precioso viaje a Comporta a bordo del ferry que nos traslada a la península de Troia.

La arena fina y la proliferación de arrozales enmarcan la estancia. Turismo sostenible en casas (de alquiler y venta) que invitan a moverse descalzo y están acondicionadas como si el estilo colonial se hubiera reciclado en ecológico ‘fashion’.

Una irresistible combinación que subyuga a cada vez más personas con un determinado poder adquisitivo. Y los «paparazzi» aún no hacen de las suyas allí, por lo que la sensación de anonimato se expande en las proximidades del municipio de Alcácer do Sal.

Playas, dunas, salinas y zonas forestales atraen a unas 200 especies de aves. Destacan igualmente las villas, donde lo primero que llama la atención son las bicicletas en la puerta… porque así se desplazan los moradores y visitantes con tal de que la emisión de gases generados por los automóviles desaparezca completamente del panorama.

Las viviendas constan de un solo piso y están armónicamente integradas en el paisaje, además de tener vistas privilegiadas. Hasta las piscinas son biológicas, es decir, sin productos químicos en el agua.

No faltan los restaurantes, la mayoría polarizados entre la cocina de mercado (con el pescado como plato estrella, claro), el arroz y el sushi. E incluso brilla un sello discográfico propio, llamado The Sound of Comporta y dedicado a la música electrónica.

«Todo es recomendable aquí: la comida, las playas… y ya, si te gustan los deportes acuáticos, resulta perfecto», declaró Luis Medina, hijo de Naty Abascal. Por su parte, Christian Louboutin dijo al respecto: «He encontrado aquí la tranquilidad necesaria para llevar una vida normal».