Vida

Bigote Arrocet se somete, por fin, a la prueba de paternidad de Alexis Ledgard

Bigote Arrocet se somete, por fin, a la prueba de paternidad de Alexis Ledgard

El humorista chileno se ha animado incluso a contestar algunas de las preguntas de los periodistas

Tras años de idas y venidas, Edmundo Arrocet ha accedido, por fin, a realizarse la prueba de ADN que le exige el juez y que responde a los intentos de Alexis Ledgard por demostrar legalmente que es su hijo. El ex de María Teresa Campos ha acudido al Instituto Nacional de Toxicología de Las Rozas, tras no asistir a la anterior cita, fijada para el pasado 13 de enero.

Sin perder la sonrisa, y recuperando su característico bigote -que se había afeitado tras su ruptura con la presentadora- se ha dejado ver a su llegada al centro junto a una persona de confianza, al mismo tiempo en que la madre de Terelu Campos acudía a una revisión médica rutinaria, tal y como confirma la revista «Lecturas».

El humorista chileno se ha animado incluso a contestar algunas de las preguntas de los periodistas que se habían desplazado hasta el municipio madrileño. «Hay que cumplir con la ley», decía escuetamente, bromeando. Además, ante las cuestiones relacionadas con las pertenencias que aún tiene en casa de su ex, ha confirmado que irá a por ellas «personalmente».

Edmundo Arrocet fue declarado en rebeldía por el juez que lleva el caso de paternidad de Alexis Ledgard después de que no se presentara a realizarse las pruebas de ADN el pasado mes de enero. En aquel momento alegó que no había recibido ninguna notificación que así se lo indicara, por lo que fue citado de nuevo para el 17 de febrero. Esta prueba es fundamental para el juicio, que se celebrará el próximo 18 de marzo, y que determinará si Alexis es el hijo biológico de Bigote.

Cierto es que el humorista ya admitió que es su hijo, y que nació fruto de su relación con la bailarina Annette Ledgard mientras estaba casado con Rocío Corral. Pero lo que quiere su «hijo bastardo», como el mismo se hace llamar, es ser reconocido legalmente y estar inscrito como tal en el Registro Civil.