Vida

Ben Affleck y Ana de Armas, un amor en medio del caos

Ben Affleck y Ana de Armas, un amor en medio del caos

El actor y director se redime de sus adicciones junto a la latina de moda en Hollywood

En medio de la confusión que domina el planeta, un nuevo idilio ha hecho su entrada en los mentideros de Hollywood. Ben Affleck (47 años) y Ana de Armas (31), la rutilante pareja, no han dejado de viajar desde que se conocieran en el rodaje del filme «Deep Water». Primero pasaron por Cuba, donde Ana ejerció de cicerone en su tierra natal. Y, más tarde, se perdieron por Costa Rica, el destino de moda en cuyas playas se olvidaron del mundo disfrutando de largos y románticos paseos.

Pero, ¿cómo se ha gestado esta historia de amor? Cuentan que congeniaron desde el primer instante. De hecho, Affleck, que habla perfecto español, se volvió inseparable de la actriz durante todo el rodaje de «Deep Water». «Tienen muchísima química», ha dicho una fuente de la productora a «People».

Romper el molde

Pocas estrellas de Hollywood se han atrevido a confesar abiertamente sus adicciones, a menos que hubieran sido detenidos por la policía y no les quedara más remedio, como fue el caso de Mel Gibson (64). Pero Ben Affleck rompió el molde: actor y cineasta de éxito, abrió la caja de Pandora al revelar en Instagram su batalla contra el alcohol y las drogas. «Pelear contras mis adicciones ha sido una lucha titánica durante toda mi vida, porque uno nunca termina el tratamiento». Al entrevistarle durante la promoción de su nuevo filme, el drama «The Way Back», su publicista nos avisó de la imposibilidad de preguntar por esos asuntos. Sin embargo, basta ver el filme para descubrir las similitudes entre Affleck y su personaje, Jack Cunningham, una estrella del baloncesto que regresa como profesor al colegio donde estudió, tras superar una dura batalla con el alcohol. «La gente acude a misa para encontrar paz. Las películas también pueden ofrecer la oportunidad de funcionar como catarsis emocionales por la empatía que nos provocan los personajes. A veces, un filme nos muestra detalles de nuestra propia existencia. El drama, en el teatro o en el cine, forma parte de nuestras vidas desde hace miles de años. No sé si este filme es terapéutico, pero para mí ha sido satisfactorio poder mostrar las emociones de una manera auténtica. Según pasan los años, más me interesan las historias como esta. Puede parecer que está hecha a una escala menor, porque no es un gran blockbuster, pero muestra el drama básico de la vida humana y eso es muy poderoso».

Affleck y sus hijas tres regresar de su viaje por el Caribe con Ana de Armas

Sus doce pasos

Affleck sí ha confesado que acaba de terminar un tratamiento de rehabilitación que está acabando con sus demonios internos. «He completado un tratamiento de adicción al alcohol, algo a lo que llevo enfrentándome desde hace tiempo y contra lo que seguiré luchando en el futuro». Al confesar sus adicciones, reconoce la enfermedad y completa uno de los doce pasos que debe asumir durante el proceso de curación.

Y en esta rehabilitación, Ana de Armas se ha convertido en un apoyo emocional fundamental. Jennifer Gardner (47), exmujer de Affleck y madre de sus tres hijos, acaba de dar su bendición a la nueva pareja, cuyas imágenes durante su reciente viaje por el Caribe evidencian que entre ambos hay algo muy especial. La vida le está dando a Affleck una segunda oportunidad junto a la actriz hispano-cubana, la latina de moda en la meca del cine.

Hasta hace dos años, Ana de Armas era casi una desconocida en Hollywood. Sin embargo, su interpretación en «Cuchillos por la espalda» y su condición de nueva chica Bond han dado un giro completo a su carrera. «Es una gran actriz y estoy deseando que el público la vea en la película», nos ha confesado Barbara Broccoli, productora del último 007, «Sin tiempo para morir», cuyo estreno se ha dejado para noviembre.