Vida

Belén Esteban vuelve al «trabajo» tras la muerte de Fran Álvarez

Belén Esteban vuelve al «trabajo» tras la muerte de Fran Álvarez

La televisiva está desolada con la noticia del fallecimiento de su exmarido, con el que estuvo casada cinco años

Desde que encontraron el cuerpo sin vida de Fran Álvarez (43 años) el domingo 9 de febrero en su casa del madrileño barrio de La Elipa después de que no acudiese a su puesto de trabajo, su exmujer Belén Esteban ha guardado silencio. Para ella ha sido un duró revés después de haber estado casada con él cinco años. Aunque las cosas no terminaron muy bien entre ellos, la colaboradora de televisión le tenía mucho cariño.

No ha vuelto a «Sálvame» desde que se enteró de la triste noticia y tan solo ha sido vista durante la mañana del lunes 10 de febrero. Su casa está cerrada a cal y canto, con las persianas bajadas, y son pocos los que conocen su verdadero paradero. Tan solo se sabe, según han contado varios de sus compañeros del espacio televisivo, que Belén Esteban está desolada por el fallecimiento de Fran Álvarez.

Tampoco había actualizado las redes sociales hasta este lunes. La televisiva ha vuelto al «trabajo» con una imagen publicitaria de unas ampollas que adelgazan. «He conseguido perder dos kilos y medio. Yo cada vez me siento mejor con mi alcachofa ¿y vosotros? Os voy a confesar que las que me he estado tomando son las ampollas de Arkofluido Alcachofa Forte de Arkopharma», escribe junto a una fotografía de ella en el plató de «Sálvame» con las ampollas.

Tanto Belén Esteban como sus familiares están a la espera de que se esclarezca el verdadero motivo de su fallecimiento. El mismo domingo, Fran Álvarez era trasladado al anatómico forense para realizarle la autopsia. El periodista Aurelio Manzano, gran amigo del exmarido de Belén Esteban, aseguraba en el programa «Viva la vida» que era una «persona de altibajos» y que últimamente «no estaba pasando por su mejor momento».

Se encontraba de nuevo en desintoxicación en Proyecto Hombre después de un primer intento hace unos meses que no salió nada bien. Nunca llevó bien ser el marido de Belén Esteban por la fama que eso conllevó para él. Le gustaba permanecer en un segundo plano, ajeno a los medios de comunicación. Como él mismo llegó a reconocer en una ocasión «su relación era una bomba de relojería».