Vida

Begoña Villacís, un parto por cesárea en plena campaña

Begoña Villacís, un parto por cesárea en plena campaña

La candidata a la alcaldía de Madrid dio ayer la bienvenida a su tercera hija, Inés, en la Fundación Jiménez Díaz

A primera hora de la mañana del día de ayer, Begoña Villacís (41 años) ingresó en el Hospital Universitario Jiménez Díaz de Madrid tras publicar en su cuenta de Instagram una imagen donde se podían ver unos patucos, unas manoplas y un gorrito para un bebé recién nacido. «¡Estamos listas!», comentó la candidata de Ciudadanos a la alcaldía de Madrid. Cuatro horas más tarde, daba la bienvenida a su tercera hija, Inés. Aunque Villacís salía de cuentas el 1 de junio, los médicos que han seguido su embarazo optaron por programar el parto, que tuvo lugar por medio de una cesárea, una semana antes de las elecciones del 26 de mayo.

Todo salió bien. La pequeña pesó 3,930 kilogramos y Villacís estaba feliz de tenerla ya en brazos. «Cómo han cambiado las cosas desde que nació tu hermana Jimena, hace ya 12 años y Paula, hace 13. Ahora hemos podido estar juntitas desde que has nacido, piel con piel», le dijo Villacís a su bebé en otra fotografía que publicó en Instagram, donde se podían ver las manos y la cabecita de la recién nacida. Así, y agradeciendo los mensajes «de cariño», anunció a sus seguidores que su familia se convertía en numerosa. Un proyecto que comenzó hace catorce años junto a su marido, el abogado militar Antonio Suárez-Valdés, quien siempre ha permanecido en un segundo plano respecto a la carrera política de su mujer. En su residencia familiar de la madrileña calle de Cea Bermúdez, llevan una vida tranquila y muy discreta. Por eso son pocos los documentos gráficos que se pueden encontrar de los dos juntos. Hacen planes con amigos que forman parte de su círculo de amistades desde hace años y están muy pendientes de sus dos hijas adolescentes. Por eso, la noticia del tercer embarazo de Villacís la recibieron con alegría, pero también con sorpresa. Ahora volverán de golpe a la crianza, a los pañales, biberones y papillas.

Para conciliar familia y trabajo, la vida social de Villacís que concierne a su faceta política es la estrictamente necesaria y se turna con su marido para estar con sus hijas. Suárez-Valdés -quien se dio a conocer tras defender a la comandante Zaida Cantera, que demandó a su jefe por acoso sexual-, sigue volcado en el despacho de abogados que lleva su nombre, donde Villacís trabajó hasta 2009, cuando comenzó en el área fiscal de Legalitas, el paso previo a dedicarse de pleno al mundo de la política. Hasta tal punto se ha entregado Suárez-Valdés a su trabajo que Villacís ha llegado a comentar que el accesorio más caro de su vestidor son unos zapatos de Manolo Blahnik que su marido le regaló tras olvidarse de su cumpleaños en dos ocasiones.

Baja por maternidad

Villacís decía esta semana que tenía intención de pasar tiempo con su hija nada más naciera. Se cogerá la baja por maternidad, pero no desconectará de su trabajo y estará presente en todas las reuniones donde sea necesaria su presencia. La única cita que está en el aire es la del miércoles 22, cuando tendrá lugar el debate de los candidatos al Ayuntamiento en TeleMadrid.

La candidata ha trabajado hasta el día antes de dar a luz. El pasado 15 de mayo, hace tres días, sufrió un escrache en las fiestas de San Isidro en Madrid. El jueves por la tarde, asistió a su último acto: un coloquio en el Club Siglo XXI, presidido por Paloma Segrelles.

Villacís permanecerá en el hospital hasta el lunes, cuando los médicos valorarán si le dan el alta. Por aquello de los bebés y los panes, seguro que la pequeña Inés será el mejor talismán para su madre de cara a las elecciones.