Vida

Balenciaga vuelve a la alta costura después de 52 años

Balenciaga vuelve a la alta costura después de 52 años

La firma relanza la línea después de que Cristóbal Balenciaga decidiese clausurar su estudio en 1968

Balenciaga compaginará a partir de julio la presentación de sus colecciones «prêt-à-porter» con las de alta costura, que permanecían cerradas desde que Cristóbal Balenciaga clausuró su estudio en 1968.

«Pensaba en ello desde mi llegada a Balenciaga en 2015. Para mí era una de mis misiones como diseñador de esta casa, pero había otras prioridades en la estrategia general, como consolidar el 'prêt-à-porter' y los accesorios», anunció este lunes el diseñador de la firma, el georgiano Demna Gvasalia, en el diario «Le Figaro».

Paradójicamente, ha sido el éxito comercial del «prêt-à-porter» y de la línea de deportivas y ropa informal de Gvasalia lo que permita relanzar la alta costura que el propio Balenciaga había dado por terminada cuando cerró sus salones en 1968, desencantado de la moda rápida que se imponía en la escena parisina.

«Me parece emotivo que una marca que cerró por el nacimiento del 'prêt-à-porter' pueda renacer gracias al éxito de su 'prêt-à-porter', lo que hace aún cinco años hubiera sido impensable», comentó el diseñador.

Gvasalia dijo sentir una conexión espiritual con el creador vasco, que abrió su marca en 1917, y opinó que es un momento favorable a la alta costura por el deseo de los clientes de encontrar piezas excepcionales. «En los últimos años, en parte gracias a mi trabajo, la industria se ha apoyado ampliamente en la calle. Todas las marcas venden hoy día deportivas y camisetas para impulsar sus cifras de facturación. Pero en 2020 hay clientes que nos reclaman alta costura. Hay un deseo de piezas excepcionales», dijo.

Si las deportivas y sudaderas se han convertido en el sello de Gvasalia, el georgiano aseguró que la base de su trabajo es el patronaje y que, aunque la moda quiera ser inclusiva, «no todo puede estar disponible para todo el mundo».

Balenciaga reabrió en 1997, únicamente con la línea del «prêt-à-porter», de la mano del diseñador francés Nicolas Ghesquière, a quien sucedió en 2012 el estadounidense Alexander Wang y en 2015 Gvasalia. Desde 2011, pertenece al grupo Kering.

El creador empezó a reclutar en los últimos meses y en secreto el equipo que confeccionará las colecciones, cuya primera exhibición será en las presentaciones alta costura otoño-invierno 2021, a principios de julio.

Actualmente, 16 marcas poseen la etiqueta de alta costura, entre ellas Chanel y Dior, una denominación que otorga en exclusiva la Federación de Alta Costura y Moda a las marcas con taller en París que realizan las prendas a mano y a medida con un mínimo de 20 trabajadores, dos veces al año.

Balenciaga nunca formó parte de los modistas reconocidos oficialmente por la alta costura -pese a serlo en la práctica- por mantenerse fuera del calendario oficial de la Cámara Sindical de la Alta Costura y salirse de las exigencias que demandaba la institución.