Vida

Ágatha Ruiz de la Prada: «Hay que ser valientes, trabajar mucho y ganar menos»

Ágatha Ruiz de la Prada: «Hay que ser valientes, trabajar mucho y ganar menos»

La diseñadora del color se ha atrincherado en su finca de las afueras de Madrid, rodeada de campo y animales, y ha aprovechado estos meses de incertidumbre para echar la vista atrás, rememorar lo vivido y replantearse el futuro

Si hubiese que definir a Ágatha Ruiz de la Prada (59 años) de alguna manera los adjetivos original, única, y libre serían algunos de los elegidos. Pero, como el resto de españoles, esa libertad ha quedado mermada con el confinamiento obligatorio por la expansión del coronavirus. La diseñadora del color se ha atrincherado en su finca de las afueras de Madrid, rodeada de campo y animales, y ha aprovechado estos meses de incertidumbre para echar la vista atrás, rememorar lo vivido y replantearse el futuro.

«Me acuerdo cuando era joven que tuvimos el follonazo del sida, que a mí me cambió la vida muchísimo. Durante años estuvimos entristecidos y preocupados por esto, pero no nos cambió la vida como el coronavirus. Al principio me asusté mucho por la parte económica, luego ya me asusté por todo. Se empezaron a morir mis amigos, después paró un poquito...», cuenta Ágatha Ruiz en el encuentro digital «Nuevos hábitos, nuevas rutinas» que organiza Citröen con distintas personalidades.

La alegría que la caracteriza le hace ver la otra cara de la moneda, el lado positivo de las cosas: «De esto va a salir un mundo nuevo y de lo que se trata es que ese mundo sea mejor. Hay que hacer un esfuerzo, que el nuevo mundo no sea una reconstrucción sino una reinvención. Ha habido cosas espantosas pero se ha ido la contaminación, hemos estado más tiempo con la familia, la lectura... Hay que salir del confinamiento pero respetando la naturaleza».

Si se trata de reinventarse, la diseñadora ya está empezando a dar ejemplo. «Creo que voy a volver a mis principios, más taller y menos avión. Volver a dibujar y estar en contacto con mis trajes. Me voy a empequeñecer porque es la única manera de sobrevivir», cuenta muy ilusionada. El sector de la moda está ya sufriendo una gran transformación y, aunque no todos seguirán, «hay que ser valientes, trabajar mucho y ganar menos», cree Ágatha Ruiz de la Prada.

La diseñadora trabajará mucho en la creación de mascarillas. Ya ha creado una colección para Lidl con tres diseños exclusivos y con fines solidarios, y pronto hará más porque son el «objeto imprescindible, el gran complemento». «No tienes que ir maquillado, te favorece una barbaridad y te da un misterio increíble porque te medio conoce la gente. Las mascarillas tienen mucho que ver con mi personalidad», se sincera.

La importancia de los amigos

Ágatha no sería nadie sin amigos y menos durante el confinamiento. Se podría decir que Luis Miguel Rodríguez, «el rey del desguace», se encuentra entre ellos. Aunque su relación no llegó a buen puerto tras año y medio juntos, parece que no le guarda resentimiento alguno. Estaría en todo su derecho pues su historia de amor terminó con ciertos rumores de infidelidad que dieron al traste con todo. Públicamente le ha dado la razón en el hecho de que no sabe estar sola, como aseguró Luis Miguel en una entrevista reciente en «Diez Minutos» que la Ágatha curiosa no pudo evitar leer.

Luis Miguel y Ágatha

«La verdad que creo que tiene bastante razón, no sé estar sola. Parezco muy independiente pero soy muy dependiente, siempre lo he dicho. Mi trabajo lo elegí para no estar sola. La entrevista me pareció bien», dice la diseñadora, calificando a su ex de buena persona e intentando a la vez cambiar de tema. Pese al fracaso, no pone barreras al amor, algo que considera un regalo de Dios a su edad, aunque confiesa que no buscará pareja a través de aplicaciones de ligar: «Soy bastante conocida, me da corte. No me atrevería. Prefiero que me presenten mis amigas».