Tecnología

Wannacry sigue muy vivo: el virus informático que secuestra tu ordenador no deja de crecer

Wannacry sigue muy vivo: el virus informático que secuestra tu ordenador no deja de crecer

El «ransomware» está presente en un 23 por ciento de infecciones por este tipo de virus durante el segundo trimestre de este año, según un informe de Kaspersky Lab

Parece que Wannacry ha llegado para quedarse. Este «ransomware» (virus que secuestra un dispositivo) puso en peligro a numerosas empresas a nivel global en el año 2017, y sigue siendo la principal amenaza de su tipo en la actualidad. Así se desprende del último informe de evolución de amenazas TI elaborado por la compañía de ciberseguridad Kaspersky Lab, está presente en un 23 por ciento de infecciones de este tipo de virus durante el segundo trimestre de 2019. Un periodo en el que se detectaron 16.017 nuevas modificaciones de «ransomware», algunas incluidas en ocho nuevas familias de « malware» (virus informático).

Según Kaspersky, la cifra total de tipos de « ransomware» duplica el número de muestras detectadas hace un año durante el segundo trimestre de 2018 (7.620). Al mismo tiempo, durante el segundo trimestre de 2019 ha aumentado enormemente el número de intentos de infección por este tipo de virus. Y es que un total de 232.292 usuarios se han visto afectados por estos ataques, un 46 por ciento más que hace un año (158.921).

Wannacry, que se encuentra a la cabeza, supuso en 2017 uno de los grandes ataques masivos de la historia de la informática. Este virus, presuntamente de origen norcoreano, puso en jaque a empresas de todo el mundo, entre ellas Telefónica. Tanto que, cuando comenzó la infección generalizada de sus dispositivos, la compañía española de comunicación se vio obligada a solicitar a sus empleados que apagasen sus ordenadores para evitar que el problema se propagase.

Este «ransomware» se dedica a encriptar los datos que encuentra en los sistemas que ataca provocando que sean inaccesibles para el usuario. Más tarde, se solicita un rescate de 300 dólares a cambio de las claves necesarias para recuperar el control del ordenador. Causó unas pérdidas cercanas a los 200 millones de euros en el año 2017.

Un troyano del tipo «ransomware» puede tener éxito tanto en ataques privados como en corporativos. Para ponerle freno, es imprescindible contar con la protección adecuada, especialmente en el caso de las empresas, ya que tienen en su poder datos sobre los clientes. «Las empresas que ya han sufrido un ciberataque están más concienciadas sobre la importancia de contar con protección. Sin embargo, aquellas que no han tenido ningún problema, al menos por el momento, no piensan en ello y no ponen las medidas necesarias para garantizar la seguridad de su compañía. Muchas toman medidas exclusivamente porque las obliga alguna normativa», explicaba a este diario Lorenzo Martínez, director de la consultora española especializada en proyectos de seguridad informática Securízame.

Actualmente, los países con la mayor cantidad de usuarios atacados por esta amenaza fueron Bangladesh con un 9 por ciento, Uzbekistán con un 6 por ciento y Mozambique con un 4 por ciento.