Tecnología

Wacom One: para cuando el iPad se te quede pequeño

Wacom One: para cuando el iPad se te quede pequeño

Pongamos que llevas toda la vida dibujando como ocio, nada serio. Garabateas y haces cosas sencillas para ti y poco más. Pongamos que cuando quieres hacer las cosas un poco mejor, te compras una herramienta que te permita hacerlo, como el iPad con el Apple Pencil. ¿Pero cuál es el siguiente tramo?

Posiblemente, para muchos, sea un iPad Pro con un Apple Pencil 2 y un tamaño de pantalla mayor, pero pese a sus ventajas, el tablet de Apple tiene unas limitaciones que hacen productos como le Wacom One sean tan interesantes.

Wacom One es una pantalla sobre la que puedes dibujar que va conectada al ordenador, lo que viene siendo el paso a dar tanto si vienes de un iPad como si vienes de una tableta digitalizadora más clásica, que es el tipo de producto que Wacom lleva años comercializando.

Tras años usando tanto tabletas digitalizadores sin pantalla como el iPad para dibujar, lo cierto es que el punto intermedio que propone la Wacom One es perfecto: dibujas sobre la pantalla y conectado al ordenador, que es lo que necesito porque me apaño mucho mejor con Photoshop para hacer mis retoques.

Por mucho que me guste usar el iPad, para la edición más en profundidad necesito un ordenador. Entiendo que otras personas no se vean en esta posición y puedan tirar con las muchas y fantásticas apps de iPad para dibujar, pero no es mi caso, que no soy nadie sin el Photoshop completo.

Además, tengo la sensación de que el lápiz de la Wacom, si bien no me parece más preciso que el del iPad porque lo que ha hecho Apple con su stylus es asombroso; me transmite una mejor sensación por la superficie mate y algo más rugosa de la pantalla. El iPad tiene una pantalla recubierta con cristal y no es ni de lejos tan agradable salvo que le pongas un protector de pantalla especial.

Echo de menos que la pantalla de la Wacom One sea táctil en mucha ocasiones, pues una gran ventaja del iPad es poder mover y hacer zoom con un gesto. Dado que muchas de sus tabletas digitalizadores permiten esta clase de movimiento, me sorprende que este producto casi para profesionales carezca de esta opción para quienes no son aún tan 'pros'.

Todo en la Wacom One parece estar pensado para este punto intermedio entre un dibujante o diseñador amateur y uno que se gana el pan con ello. Por ejemplo, su sistema de conexión al ordenador, que requiere un puerto HDMI y uno USB, pero que también permitiría conectar la tableta a un móvil o tablet para trabajar sobre la marcha con equipos menos pudientes.

Y como tal habría que tomársela. La Wacom One está lejos de las grandes pantallas de 24 o más pulgadas, resolución 4K y hasta espacio para incrustar un ordenador que fabrica Wacom. Con una resolución de sólo 1080p y una pantalla de 13 pulgadas, estamos ante una solución más modesta y, por tanto, quizás más apropiada para muchísimos dibujantes y diseñadores o incluso otras profesiones como ingenieros o arquitecetos que necesiten bocetear directamente en un PC.

Ojalá en un fututo Wacom incluye botones de accesos directos en las aplicaciones o, puestos a pedir, consiga hacer inalámbrica este tipo de pantalla para dibujar, por que es lo único que echo en falta cuando la uso.

Si no te llegan los ahorros para una Cintiq Pro o tu escritorio es pequeño y no te apañas con un iPad o quieres algo económico para tirar unos años antes de dar el paso a una pantalla profesional, la Wacom One es lo que buscas.