Tecnología

Un anillo para gobernarlos a todos... y que no te roben la huella dactilar

Un anillo para gobernarlos a todos... y que no te roben la huella dactilar

La seguridad biométrica -huellas dactilares, iris o reconocimiento facial, por ejemplo- es prácticamente imposible de suplantar, pero presenta un gran problema: ¿qué ocurre si se filtran mis datos? Kaspersky tiene una propuesta y, como si estuviese planteada por Sauron, tiene forma de anillo.

Tenemos un número limitado de huellas dactilares (se pueden contar, literalmente, con los dedos de la mano) y si una deja de ser segura por culpa de una compañía que almacena la información con poco cuidado podríamos estar en una situación peliaguda. Aquí es donde entra el anillo.

Desarrollado de forma conjunta por Kaspersky, el diseñador de accesorios 3D Benjamin Waye y la agencia creativa Archetype, el anillo es una propuesta para "un entorno en los que no existe una total garantía de que estos datos sean almacenados por terceros de forma responsable", según explican en una nota de prensa.

La idea es que sirva para desbloquear un teléfono o cualquier sistema que requiera autenticación mediante una huella dactilar, pero para ello utilizará una artificial que se puede cambiar y reajustar. De este modo, si los datos son robados, el anillo se reemplaza por un nuevo patrón artificial.

"Aunque el anillo es solo una de las posibles formas de abordar los actuales problemas de ciberseguridad relacionados con la biometría, no se trata de una solución mágica", matiza Marco Preuss, director del equipo de Investigación y Análisis Global de Europa de Kaspersky.

"La solución real consistiría en crear normas y tecnologías que garanticen la protección de la identidad única de cada persona", resume. El problema es que esta solución no se ha desarrollado.