Tecnología

Levandowski, de diseñar los coches inteligentes de Google a acabar en la cárcel

Levandowski, de diseñar los coches inteligentes de Google a acabar en la cárcel

El exingeniero de Google Anthony Levandowski acabará finalmente entre rejas, aunque aún no se sabe con exactitud cuándo. El juez californiano que juzgaba su caso, William Alsup, ha sentenciado 18 meses de prisión para el ingeniero, uno de los fundadores de la división de coches autónomos de Google (Waymo) por el robo de secretos comerciales.

Alsup, sin embargo, ha aceptado una de las peticiones de clemencia de la defensa y Levandowski no tendrá tendrá que cumplir la sentencia inmediatamente. Podrá esperar a que pase la pandemia de COVID-19 antes de entrar a prisión.

Se cierra así uno de los juicios más seguidos y tortuosos de Silicon Valley. A Levandowski se le acusaba de 33 delitos de robo de secretos comerciales propiedad de su antiguo empleador.

Al abandonar la empresa en enero de 2016 para fundar su propia compañía, centrada en camiones autónomos, Levandowski habría descargado más de 9,7 GB de información de los servidores de Waymo, incluyendo planos, archivos de diseño y documentación.

Esa información acabó meses después en manos de Uber tras adquirir la compañía recién fundada por Levandowski, Otto, por 700 millones de dólares en verano de 2016.

En un primer momento el ingeniero se declaró inocente de estos cargos, pero a mediados del mes de marzo cambió de estrategia y reconoció su culpabilidad en un intento de rebajar la condena.

La fiscalía combinó todos los cargos en una única acusación de robo de secretos comerciales por la que pedía 27 meses de prisión, menos de un 1% del tiempo máximo que podría haberle caído de ser declarado culpable durante el proceso original.

Los abogados de Levandowski, en cambio, pedían una condena de 12 meses de arresto domiciliario y prestar servicios comunitarios en lugar de entrar en prisión, argumentando que la actual situación con la pandemia de COVID-19 pondría en peligro la vida de Levandowski si entraba en prisión.

El juez Alsup, finalmente, explicó en su sentencia que limitar la pena a un arresto domiciliario, "daría luz verde a todos los ingenieros para robar secretos en el futuro".

Además de la pena de cárcel, Levandowski ha aceptado pagar 756.492,22 dólares a Google como compensación por los daños causados y una multa de 95.000 dólares, aunque no está claro que pueda hacer frente a estas cuantías.

En marzo de este año, el ingeniero tuvo que declararse en bancarrota tras ser obligado a pagar otra compensación de 179 millones de dólares por violar las condiciones impuestas tras su marcha de Google, y que le impedían trabajar en empresas de la competencia.

Aunque Uber trató de defender a Levandowski en un primer momento, la compañía dio marcha atrás al conocer la forma en la que actuó Levandowski al salir de Waymo y el robo de la información. En mayo de 2017, Uber despidió a Levandowski, en parte para no perjudicar su propio negocio y evitar sembrar dudas sobre el origen de sus algoritmos de conducción autónoma.

  • Ultimas noticias
  • Programacion TV
  • Traductor ingles
  • Calendario laboral
  • Horoscopo diario
  • Clasificacion Liga Santander
  • Calendario de liga
  • Peliculas TV
  • Temas