Tecnología

Las gafas de realidad aumentada de Apple no llegarán hasta el año 2023

Las gafas de realidad aumentada de Apple no llegarán hasta el año 2023

Por ahora son sólo un rumor pero uno que se da por sentado. Apple prepara unas gafas de realidad aumentada, capaces de mezclar imagen sintética y real en el campo de visión. Varios analistas apuntaban a que estas gafas podrían ver la luz el próximo año pero según The Information, que cita fuentes internas de la compañía, Apple no tendrá listo un casco de realidad aumentada hasta 2022 y unas gafas menso voluminosas no llegarían antes de 2023.

Así lo ha comunicado la empresa a algunos empleados en varias reuniones internas. Apple pondrá a la venta en 2022 un casco parecido al actual Oculus Quest de Facebook aunque con un diseño más ligero y que utilizará cámaras para mostrar al usuario la imagen del mundo real en la pantalla con los objetos virtuales superpuestos. Este modelo se conoce internamente como N301 y comenzará a llegar a algunos desarrolladores en 2020.

El siguiente paso será crear unas gafas de aspecto más convencional, que en las reuniones se han descrito como "gafas de sol con monturas algo más gruesas" para alojar la batería y los distintos componentes. Estas gafas permitirían al usuario ver con normalidad en lugar de utilizar una cámara que proyecte la imagen sobre una pantalla. Se conocen internamente como N421 y están diseñadas para llevar siempre puestas, a diferencia del casco que por su volumen y peso resultará algo más incómodo.

Aunque la compañía nunca habla de futuros dispositivos, todas las pistas apuntan a que este producto verá la luz, aunque sea un poco más tarde de lo esperado. Apple ha redoblado sus esfuerzos de contratación para esta división y cada vez dedica más tiempo en las presentaciones del iPhone y el iPad a las funciones de realidad aumentada en los dispositivos.

Compañías como Microsoft, Google o Magic Leap tienen ya dispositivos de realidad aumentada en el mercado pero son de momento demasiado voluminosos y no han conseguido despertar el interés del gran público. Hololens, las gafas de realidad aumentada de Microsoft, se han enfocado por tanto hacia el público profesional y las aplicaciones industriales, el mismo nicho de mercado en el que han terminado las gafas Google Glass, consideradas hasta no hace mucho como la mayor promesa en este campo pero que finalmente Google no pudo transformar en un producto comercialmente viable.