Tecnología

La app que demuestra que es posible asesinar tecleando desde un móvil

La app que demuestra que es posible asesinar tecleando desde un móvil

Para retocar fotos, editar vidos, ligar, pedir la cena, comprar cosas por Internet, saber si el vecino te está robando Wifi... Hay una app para casi todo en esta vida. Unas más útiles, otras menos. Unas de pago, otras gratis. Sin embargo, lo que no había es una app creada específicamente para matar a personas. Eso ha cambiado.

Sin embargo, por paradójico que pueda parecer, el objetivo de esta app asesina es salvar vidas.

Hace un par de años, durante una conferencia de seguridad informática, los hackers Rios y Butts advirtieron sobre el peligro que suponen las bombas de insulina que utilizan muchos diabéticos en todo el mundo.

Se trata de unos aparatos que, con el avance de la tecnología, han ido incorporando mandos por control remoto (similares a los que utilizan los coches) para que los pacientes puedan administrarse cómodamente las dosis.

El peligro sobre el que Rios y Butts advirtieron durante la conferencia radica en que la comunicación que se establece entre el mando y la bomba de insulina no se encuentra protegida, es tremendamente vulnerable y permitiría a cualquier persona interceptar la señal pudiendo liberar dosis letales de insulina al enfermo.

Lejos de considerarse el delirios de dos locos, las advertencias de estos hackers fueron respaldadas por el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, por la agencia alimentaria y del medicamento e, incluso, por Medtronic, uno de los principales fabricantes del mundo de este tipo de aparatos. Sin embargo nadie hizo nada para cambiar la situación.

Dos años después, los puntos débiles sobre los que advirtieron estos hackers siguen sin arreglarse. Por eso, ante la pasividad generalizada, estos hackers han creado una aplicación capaz de rastrear las bombas de insulina, apoderarse de ellas por control remoto y ordenarles que introduzcan dosis letales, según cuentan en una entrevista en Wired.

Una vez creada la aplicación asesina -y tras unas cuantas demostraciones con la Agencia del Medicamento de EEUU y con los fabricantes- han logrado que sus advertencias se tomen realmente en serio y se trabaje para solucionar el problema de seguridad.

El modus operandi de la app

Las bombas encargadas de dispensar insulina se comunican con un mando utilizando las radiofrecuencias. Sin embargo, la conexión entre ambos no se encuentra encriptada y es fácil de interceptar.

Se trata de una operación tremendamente sencilla ya que en Internet existen programas gratuitos pensados para emitir señales de este tipo de que las bombas de insulina las reconozca como un receptor.

La aplicación se encarga además de rastrar las señales de bomba de insulina y en su entorno. Una vez las localiza, es capaz de establecer una comunicación entre el dispensador de esta hormona y la app.

Llegados a este punto, la app viene a suplantar al mando a distancia de la bombra de insulina. A través de la interfaz de la app, es posible programar la bomba proporcionando una dosis letal sin que el portador pueda hacer nada por evitarlo ya que, pese a que estos aparatos suelen avisar con un pitido de que se está entregando una dosis, ésta se entrega tan rápidamente que el portador no tendría tiempo de quitarse manualmente el aparato o tomar algún tipo de medida.

"En esencia, hemos desarrollado un mando a distancia universal para todas las bombas de insulina", presumen los hackers.

  • Ultimas noticias
  • Programacion TV
  • Traductor ingles
  • Calendario laboral
  • Horoscopo diario
  • Clasificacion Liga Santander
  • Calendario de liga
  • Peliculas TV
  • Temas