Tecnología

Kindle Cloud Reader: cómo leer los libros de tu Kindle en cualquier ordenador

Kindle Cloud Reader: cómo leer los libros de tu Kindle en cualquier ordenador

El lector de libros electrónicos de Amazon, el Kindle (en cualquiera de sus modelos), ha sido criticado en ocasiones por lo cerrado de su ecosistema. Sin embargo, también tiene ventajas y entre las más importantes -y sorprendentemente desconocidas- está la posibilidad de leer cualquier título sin necesidad de tener cerca el Kindle.

La forma más sencilla es acceder a Kindle Cloud Reader, una suerte de estantería para el navegador. Al entrar por primera vez, como es lógico, pedirá la cuenta y contraseña de Amazon que utilicemos en la cuenta del Kindle y una vez introducida aparecerá la biblioteca con todos los libros que se hayan comprado y enviado a ese dispositivo.

En este sentido conviene recordar que tan solo estarán los títulos que se hayan mandado a un Kindle en concreto, independientemente de si han sido adquiridos con una misma cuenta de Amazon. Es, a grandes rasgos, como tener el Kindle en otra pantalla, solo que esta no será de tinta electrónica. No es lo mejor para leer, pero más que suficiente cuando no haya una alternativa disponible.

Al entrar en Kindle Cloud Reader aparecerán todos los libros ordenados por apertura más reciente (es posible colocarlos por orden alfabético o por autor). Desde la pantalla principal se puede acceder a cualquiera de ellos, ya sea en línea o sin conexión si se activa esta opción (que, eso sí, no es compatible con todos los navegadores). Por seguridad, esto solo es recomendable en equipos de confianza.

La nube también ayuda a que la lectura se sincronice de forma automática, por lo que al abrir los libros en el dispositivo que lleva más tiempo sin acceder a ellos será posible avanzar hasta la página más adelantada. Esta herramienta únicamente está disponible con conexión a Internet, por lo que los Kindle que funcionen únicamente con WiFi tendrán que estar en una red conocida.

La experiencia de lectura es prácticamente idéntica, con la posibilidad de cambiar el tamaño de la fuente (sin necesidad de cambiar el del navegador), ir al inicio o ubicaciones concretas, colocar marcadores y tomar o mostrar notas. Además, al hacer doble clic sobre una palabra aparecerá su definición.

Lea cual ninja

Si bien este texto no tiene como objetivo que quien lo encuentre dedique su horario laboral a la lectura, no está de más recordar una serie de trucos que pueden ayudar a que este horario laboral siga existiendo.

Puede ayudar, por ejemplo, tener a mano la combinación ALT y Tabulador, que cambia entre las ventanas activas. De este modo, pasar del navegador a un inocuo PDF no lleva más que unas décimas de segundo. Si mantenemos apretado ALT y pulsamos sucesivas veces tabulador, nos moveremos entre los programas.

Una fórmula más drástica es recurrir a la teclad de Windows + D, un atajo que minimiza todas las ventanas. No es sutil, pero sí efectivo. Mucho más profesional es la opción de Windows + Ctrl + D, que directamente crea un escritorio adicional en el que se pueden ocultar todas las distracciones y ventanas destinadas a la procrastinación.

También en el móvil

Kindle Cloud Reader no es la única forma de leer el contenido del Kindle sin el lector a mano. La propia aplicación desarrollada por Amazon y disponible tanto en Android como en iOS ofrece lo mismo en otra pantalla. Al igual que la versión web, es posible sincronizar el punto más avanzado de lectura y, sin llegar a la comodidad de la tinta electrónica, sí permite personalizar algo el aspecto, brillo y color de fondo de la pantalla.