Tecnología

Investigan a Tinder y otras apps de citas por permitir que menores y agresores sexuales utilicen sus servicios

Investigan a Tinder y otras apps de citas por permitir que menores y agresores sexuales utilicen sus servicios

El subcomité de Supervisión y Reforma del Congreso de Estados Unidos solicita información a estos populares servicios para comprobar cómo protegen a sus usuarios

El subcomité de Supervisión y Reforma del Congreso de Estados Unidos ha anunciado que investigará a aplicaciones de citas como Tinder y Bumble por presuntamente permitir que menores de edad y agresores sexuales utilicen sus servicios.

Raja Krishnamoorthi, presidente del subcomité, ha enviado cartas a Bumble, Grindr, The Meet Group y Match Group -que gestiona varias «apps» de citas, entre ellas Tinder y OkCupid- en las que pide a las compañías que expliquen los procedimientos que llevan a cabo para verificar la edad de los usuarios. Además, en sus cartas Krishnamoorthi también pide que detallen cómo verifican que sus usuarios no son agresores sexuales, así como las políticas de privacidad de sus servicios.

«Nuestra preocupación por el uso de aplicaciones de citas por parte de menores se intensifica tras los informes de que muchas de estas 'apps' gratuitas permiten que los agresores sexuales las utilicen, mientras en las versiones de pago excluyen a los agresores sexuales», ha recalcado Krishnamoorthi en un comunicado, según ha recogido la revista «Time».

«Nuestra preocupación por el uso de aplicaciones de citas por parte de menores se intensifica tras los informes de que muchas de estas 'apps' gratuitas permiten que los agresores sexuales las utilicen»

Krishnamoorthi ha subrayado también que «la protección contra agresores sexuales no debería ser un lujo limitado a los usuarios que pagan». Por su parte, la compañía Match Group ha afirmado que utiliza «todas las herramientas posibles» para que ni menores ni agresores sexuales utilicen sus servicios y que invierte en tecnología para mantener a sus usuarios seguros.

Asimismo, Match Group ha insistido en que el problema requiere el esfuerzo de otras partes como las tiendas de aplicaciones, ya que conocen los datos de sus usuarios. La investigación también pretende abordar las preocupaciones sobre el uso de datos de los usuarios de estas aplicaciones, como la orientación sexual, identidad de género y consumo de drogas y alcohol.

El subcomité de la Cámara de Representantes de Estados Unidos ha hecho referencia a un estudio publicado a mediados de este mes por el Consejo de Consumidores de Noruega en el que afirma que Tinder, Grindr y OkCupid comparten datos confidenciales de sus usuarios. El estudio denuncia que estas aplicaciones comparten datos sobre la dirección IP, la localización, la sexualidad y otro tipo de información personal de los usuarios, y lo contrasta con el Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea, asegurando que «la compartición y el procesamiento de una gran cantidad de estos datos parece ser ilegal».

El informó este lunes de que el botón de pánico de Tinder comparte los datos del usuario con empresas de tecnología publicitaria, entre ellas Facebook y YouTube. Tinder afirmó que está trabajando en esta nueva función para que los usuarios puedan avisar si se encuentran en una situación peligrosa. Para poder habilitar esta función, tendrán que descargar la aplicación Noonlight, que puede activar solicitudes a los servicios de emergencia mediante un botón.

Sin embargo, al descargar esta «app» -que es gratuita- varias compañías obtendrían los datos del usuario de Tinder a través de Noonlight. Según la política de privacidad de Noonlight, al utilizar la aplicación el usuario autoriza a la compañía que se comparta su información con «equipos de emergencia relevantes», así como con terceros. El cofundador de Noonlight, Nick Droege, indicó a Gizmodo que entre sus «socios comerciales» se encuentran Facebook, YouTube, Branch, Appboy y Kochava.