Tecnología

Intel rompe la barrera de los 5 Ghz en portátiles

Intel rompe la barrera de los 5 Ghz en portátiles

La décima generación de procesadores de Intel Core i7-H, diseñados para portátiles de alto rendimiento y juegos, será capaz por primera vez de superar la barrera de los 5 Ghz en frecuencia de reloj, una cifra sorprendente teniendo en cuenta las dificultades que se trata de equipos que no tienen la capacidad de ventilación y disipación térmica habitual en los ordenadores sobremesa.

La potencia de los procesadores de PC se suele medir usando esta cifra porque está directamente relacionada con número de operaciones que son capaces de realizar cada segundo en los diferentes núcleos de proceso. A más velocidad, más instrucciones pero también más calor que debe ser disipado para evitar daños.

En torres de PC sobremesa es una tarea relativamente fácil. Pueden instalarse en la caja grandes ventiladores o sistemas de refrigeración líquida que ayuden a enfriar el procesador, incluso cuando trabaja a pleno rendimiento. En portátiles, sin embargo, resulta más complejo por las limitaciones de espacio y volumen, de ahí que la hazaña resulte notable. Intel lanzará además un procesador algo más potente, el i9-H de décima generación, que superará esos 5 Ghz con holgura.

Esta nueva generación de procesadores será muy rápida pero seguirá utilizando la arquitectura de 14 nm., una cifra que hace referencia a la distancia que separan las puertas de los transistores integrados en el chip. Tradicionalmente Intel se centraba durante una generación en reducir esta distancia y la siguiente en optimizar el resultado. A este ritmo se le conocía como "estrategia Tik Tok".

En los últimos años, sin embargo, la miniaturización de los procesadores se ha vuelto muy compleja, e Intel lleva varias generaciones de chip estancadas en los 14 nm. Sólo puede evolucionarlos aumentando su frecuencia de reloj y ajustando otros detalles secundarios.

¿En qué se traduce todo esto para el común de los mortales? Los ordenadores portátiles pensados para 'gaming' van a ser este año bastante más potentes y eficientes. Intel, de hecho, presume de haber superado a su principal rival, AMD, con aumentos de entre un 30% y un 50% en rendimiento.

Los nuevos procesadores convivirán, eso sí, con otros fabricados con tecnología más avanzada, de 10 nm., pero que por ahora sólo están enfocados a máquinas muy delgadas y ligeras.

Son equipos que Intel ha condensado en torno a un modelo de referencia interno bautizado como Project Athena pero que cada fabricante de PC modificará y configurará de forma un poco diferente. Loas diversos fabricantes han creado ya más de 20 portátiles diferentes usando esta arquitectura y muchos se presentarán a lo largo de este CES.

En el futuro próximo -aunque aún no hay fecha definida- Intel añadirá a estos procesadores de Project Athena nuevas funciones de Inteligencia Artificial que ayudarán en tareas complejas que ahora requieren de una elevada carga de trabajo para el procesador, como la edición y codificación de vídeo a muy alta resolución.

Juego compacto

Junto a la décima generación de procesadores Intel ha presentado también en este CES un nuevo modelo de referencia de NUC -Next Unit Computing-, ordenadores compactos y modulares que Intel ve como la evolución natural de los equipos sobremesa.

El nuevo modelo, bautizado como Ghost Canyon y que representa la novena iteración del producto, será el primer NUC capaz de utilizar una tarjeta gráfica dedicada, convirtiéndose así en un PC sobremesa muy compacto (la carcasa de referencia tiene un volumen de apenas 5 litros) pero que será apto para juegos con muy buena calidad gráfica.