Tecnología

Google está interesada en comprar Fitbit

Google está interesada en comprar Fitbit

Fitbit, el fabricante de medidores de actividad física y relojes inteligentes, buscaba comprador desde hace un mes. Podría, por fin, haberlo encontrado. Según la agencia de noticias Reuters, Googleha hecho una oferta formal para su adquisición y aunque la cifra ofrecida no ha trascendido pero las acciones de Fitbit dejaron de cotizar ayer lunes tras dispararse un 30% por los rumores de compra.

El movimiento tendría sentido para Google, que no ha conseguido replicar en el mercado de la electrónica vestible y los relojes inteligentes el éxito que Android sí ha tenido en el mundo de la telefonía.

Aunque la compañía tiene un sistema operativo específicamente diseñado para este tipo de productos, WearOS, su presencia en el mercado es residual y los intentos de Google por impulsar el mercado de los relojes inteligentes -una categoría de producto en la que fue pionera- han resultado infructuosos.

Muchos de los socios tradicionales de Google en telefonía, de hecho, han preferido desarrollar sistemas operativos complementarios y propios. Es el caso de Samsung, que usa el sistema operativo Tizen en sus relojes inteligentes, o los últimos modelos de Huawei. Esta fragmentación ha impedido el desarrollo de una plataforma unificada de desarrollo con la que plantar cara a productos como el Apple Watch de Apple.

A principios de este año, Google dio señales de querer cambiar esta tendencia. La compañía adquirió el catálogo de patentes de la relojera Fossil Group por unos 40 millones de dólares y dio a entender que ambas empresas trabajarían de forma conjunta en futuros dispositivos. Muchos analistas esperaban que este año Google presentase un reloj inteligente propio bajo la marca Pixel, pero el único dispositivo de electrónica vestible presentado, al final, han sido los nuevos auriculares inalámbricos Pixel Buds 2, que no estarán disponibles hasta primavera de 2020.

Para Fitbit, esta venta parece la única via de escape posible. La compañía era líder en dispositivos de electrónica vestible hace unos años pero la llegada del Apple Watch y la mayor competencia de marcas asiáticas -principalmente Xiaomi y Huawei- en el segmento de medidores de actividad deportivos, ha terminado hundir su negocio.

En el segundo trimestre de 2019 la compañía vendió 3,5 millones de dispositivos frente a los 5,9 millones de Xiaomi o los 5,1 millones de unidades de Apple Watch, según datos de la consultora IDC