Tecnología

El Gobierno estrena en cinco comunidades una aplicación para el coronavirus que comprueba tu geolocalización

El Gobierno estrena en cinco comunidades una aplicación para el coronavirus que comprueba tu geolocalización

La herramienta se ha lanzado en Asturias, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha y Extremadura, sumándose así a la Comunidad de Madrid, donde se hizo el proyecto piloto y que ha despertado sin embargo preocupaciones por su sistema de geposicionamiento

A falta de test masivos, que se han revelado como una de las medidas más efectivas para reducir los casos de infectados por coronavirus Covid-19, una de las «vacunas» más accesibles que han puesto en marcha en algunos países han sido aplicaciones de autoevaluación. Servicios digitales que incluyen la posibilidad de manifestar si una persona presenta síntomas y que ajusta la información por medio del sistema de geolocalización de los teléfonos móviles inteligentes. Tras lanzarse iniciativas similares en Madrid o Barcelona, el Gobierno ha estrenado su aplicación autodiagnóstico, Asistencia Covid19, en cinco comunidades autónomas además de Madrid.

Según ha confirmado el Ejecutivo en un comunicado, esta herramienta está disponible desde este lunes en Asturias, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha y Extremadura, que se suman a Madrid. El servicio, disponible para diferentes plataformas móviles (iOS y Android), promete «contribuir a descongestionar los teléfonos de atención sanitaria» ofreciendo información oficial sobre la enfermedad que ha causado más de trece mil fallecidos en España, uno de los países más afectados del mundo.

El objetivo de esta aplicación, que ha sido puesta en marcha por la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, dependiente del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital dirigido por Nadia Calviño es «descongestionar los teléfonos de atención sanitaria de las diferentes comunidades autónomas». Para ello, la «app» requiere del acceso al sistema de geoposicionamiento de los «smartphones» para comprobar la ubicación real del usuario de cara a ofrecerle la información ajustada a su comunidad. Una decisión que ha causado preocupación por las posibles implicaciones en la privacidad de la ciudadanía.

En ese sentido, la aplicación requiere de la solicitud de una serie de datos de identificación y de salud relacionados con los síntomas experimentados. El aspecto más polémico es que, a través del sistema de geolocalización vía GPS del móvil y»con permiso del usuario» -dice el Gobierno- se validará la comunidad autónoma en la que se encuentra para personalizar las respuestas en función de los protocolos de cada una de ellas.

«Todos los datos que recaba la aplicación son necesarios para poder asesorar a cada persona. En ningún caso se utilizan para realizar un control del cumplimiento de las medidas de contención. Solo se permitirá el acceso a los datos a los profesionales sanitarios y a las autoridades competentes autorizadas», aseguran desde el Gobierno. A su vez, insisten, los datos personales serán conservados durante el tiempo que perdure la crisis sanitaria y, una vez finalizada, serán «agregados de forma anónima» para tratarlos con fines estadísticos, de investigación o de planteamiento de políticas públicas, durante un período máximo de dos años.

Esta herramienta permite realizar autodiagnósticos, acceder a recomendaciones e información actualizada, así como recibir recordatorios para realizar un seguimiento periódico del estado de salud. El Gobierno especifica que «en ningún caso constituye un servicio de diagnóstico médico, de atención de urgencias o de prescripción de tratamientos farmacológicos».