Tecnología

El deliro de pagar 1.000 euros por esta cama para jugar a la consola

El deliro de pagar 1.000 euros por esta cama para jugar a la consola

"Me despierto y tengo que moverme de la cama a mi mesa. ¿Por qué tiene que ser tan complicado? Las camas de gaming están aquí para solucionar el problema". El entrecomillado puede parecer un chiste o alguna broma que circula por internet. Sin embargo, se trata del texto que la empresa Bauhütte promociona su nueva creación: Una cama especialmente adaptada para jugar a videojuegos.

Pese a que los videojuegos gozan de una menor atención mediática que otras industrias del entretenimiento, se trata de una de las más lucrativas y de las que más dinero mueve en el mundo. Por ejemplo, en España este entretenimiento supera con creces al cine patrio.

Sin embargo, las estratosféricas cifras del sector de los videojuegos ha abierto la veda de la locura y la etiqueta de gaming ha pasado a convertirse en una coletilla que sirve para encarecer el precio de cualquier producto relacionado con el mundo de la informática o los videojuegos (aunque sea de forma muy lejana) como por arte de magia.

Antes de la cama, esta fiebre del oro había ocasionado el lanzamiento de otros extraños productos como unas deportivas de la marca Puma para jugar a videojuegos por el módico precio de 70 euros o el renacer de las mecedoras, solo que con unos colores más chillones que la del salón de las abuelas.

La cama para jugar a videojuegos sin levantarte

Además de la apología de la pereza que el fabricante emplea como reclamo (recordemos que se trata de un producto generalista y no de un mueble específicamente diseñado para personas con problemas motores) llama la atención la combinación de accesorios que rodean a esta cama.

En las distintas fotografías promocionales de la empresa puede verse a un tipo (embozado y con capucha) disfrutar de las distintas opciones que ofrece la cama: jugar tumbado, jugar sentado y mirar el móvil tumbado con una braga tapándote la nariz y la boca (sin tener que tomarse la molestia de sostenerlo con tus propias manos) mientras que agarra una de las bolsitas de snacks.

Escondites para doritos y patatas fritas, botellas de cocacola, más latas de Monster que en un supermercado e, incluso, un botecito de crema hidratante Nivea para todo el cuerpo (guiño, guiño) en el cabecero de la cama salpican su colección de fotografías promocionales, que parecen sacadas de la mente de un chistoso usuario de Forocoches.

Este extraño producto para el hogar lo fabrica la empresa Bauhütte y se puede adquirir, con todos sus complementos, por algo más de 1.000 euros a través de su página web.