Tecnología

El Banco Nacional de las Islas Caimán sufre un hackeo con firma en español

El Banco Nacional de las Islas Caimán sufre un hackeo con firma en español

Se trata de la mayor filtración de datos bancarios desde los Panama Papers. Un ataque en el que los hackers han robado dinero, los datos bancarios de miles de los clientes de la entidad financiera y han ofrecido incluso una recompensa de 100.000 euros para quien haga lo mismo con otras entidades de estas características.

Se trata de un ataque reivindicado por un comunicado en Español que lleva la firma de Phineas Fisher, el mismo grupo que años atrás hackeó a las bases de datos sindicales de los Mossos de Escuadra publicando información privada de cientos de agentes, incluidos sus domicilios.

Se trata de un ataque reconocido por el propio Cayman National Bank and Trust con sede en la Isla de Man, bajo jurisdicción del Reino Unido.

"Hay una investigación criminal en marcha y el Cayman National está cooperando con las autoridades para identificar a los autores del robo de datos", ha asegurado la entidad en un comunicado. "El Cayman National se toma las brechas en la seguridad de los datos muy en serio y se está llevando a cabo una investigación forense de carácter técnico para asegurarnos de que los clientes y empresas están protegidos", sostiene.

PIXEL ha podido acceder que la base de datos hackeada del banco de las Caimán. En ella figuran, por ahora, más de 1.400 cuentas de clientes procedentes principalmente de la Unión Europea y América.

Un hackeo cuyo autor ha reivindicado en el presente pero que, según sus propias palabras, ha dado a conocer "casi cuatro años después" para "mostrar lo que es posible".

Comunicado del ataque

El ataque reivindicado por el grupo Phineas Fisher se encuentra publicado en texto plano habla en primera persona y en femenino.

"Hackeé un banco. Lo hice para dar una inyección de liquidez, pero esta vez desde abajo y a la gente simple y humilde que resiste y se rebela contra las injusticias en todo el mundo. En otras palabras: robé un banco y regalé el dinero. Pero no fui yo sola quien lo hizo. El movimiento del software libre, la comunidad del powershell ofensivo, el proyecto metasploit y la comunidad hacker en general son las que posibilitaron este hackeo", afirma el autor.

Se trata de un documento con forma de manifiesto en el que su autor sostiene estar movido por el "amor" para llevar a cabo estas acciones. "No hice nada complicado. Solamente vi la injusticia en este mundo, sentí amor por todos los seres, y expresé ese amor de la mejor forma que pude, mediante las herramientas que sé usar. No me mueve el odio a los bancos, ni a los ricos, sino un amor por la vida, y el deseo de un mundo donde cada quien pueda realizar su potencial y vivir una vida plena", asegura.

Se trata de un texto más filosófico que técnico en su arranque en el que el pirata informático explica su visión de el mundo en el que, incluso hace referencia a la muerte de Tupac Amaru a manos de los españoles en La Paz. "Fue antes de ser asesinado por los españoles, justo un día como ayer, que dijo eso de 'a mi solo me matarán, pero mañana volveré y seré millones'", asegura.

Manifiesto, salpicado con imágenes creadas a partir de caracteres también tiene mensajes reivindicativos como "¡Se Gay! ¡Haz el crimen!" e imágenes en las que un burro afirma en una viñeta "Quien roba a un ladrón tiene cien años de perdón" o "privacidad para los débiles, transparencia para los poderosos".

A medida que avanza, el escrito se va convirtiendo en una guía que explica paso a paso cómo se ha llevado a cabo el hackeo paso a paso y anima a otros usuarios a hacer lo mismo, llegando incluso a ofrecer una jugosa recompensa.

"Pagaré hasta 100 mil USD por cada filtración de este tipo, según el interés público e impacto del material, y el laburo requerido en el hackeo. Sobra decir que una filtración completa de los documentos y comunicaciones internas de alguna de estas empresas supondrá un beneficio para la sociedad que sobrepasa esos cien mil, pero no estoy tratando de enriquecer a nadie", asegura su autor antes de despedirse con el titulo de una canción en ruso popularizada por la película soviética 12 Meses: "gori, gori yasno, chtoby ne pogaslo!".