Tecnología

Decepción y rabia: los miembros del boicot publicitario contra Facebook van a por todas

Decepción y rabia: los miembros del boicot publicitario contra Facebook van a por todas

Los últimos ajustes de la red social, que presentará este miércoles una nueva auditoría sobre los discursos de odio, no han contentado a las marcas después de reunirse con su presidente, Mark Zuckerberg

La lucha sigue. Sin contemplaciones. Sin miedo. Aunque con la fuerza de quien sabe que puede plegarse en cualquier momento. Los promotores de la campaña de boicot publicitario contra Facebook, cuatro organizaciones civiles estadounidenses, han calificado de «decepcionante» su encuentro con el consejero delegado de la multinacional estadounidense, Mark Zuckerberg. La reunión, prevista en aras de apaciguar las aguas, no ha sido lo suficientemente satisfactoria.

«Ha sido un acto de relaciones públicas», apuntaron representantes de las organizaciones Liga Antidifamación, Free Press, NAACP y Color Of Change. Lamentaron que la plataforma no se haya comprometido a establecer planes concretos para ajustar sus políticas de uso contra los llamados discursos de odio y la información falsa. Una de las grandes lacras de las plataformas de medios sociales que, sin embargo, su moderación puede ser equiparable a la censura.

El encuentro se materializó durante una hora a través de videoconferencia. La representación de Facebook estuvo formada por altos ejecutivos como Sheryl Sandberg, directora de operaciones y mano derecha de Zuckerberg; Chris Cox, jefe de producto; y Nick Clegg, vicepresidente para Comunicaciones y Asuntos Globales además de conocido exviceprimer ministro del Reino Unido.

Esta comitiva estuvo presente con miembros de la coalición de grupos de derechos civiles que ya ha recibido el apoyo de más de mil anunciantes, entre ellos, importantes bancos, teleoperadoras como Verizon o marcas comerciales como Starbucks, Coca-Cola y Unilever, así como gigantes de la automoción como Ford o firmas de ropa internacional como Adidas. Todos representan un pequeño porcentaje de los 8 millones de anunciantes que gestiona Facebook.

La campaña «Stop Hate for profit» («Paremos los beneficios por odio», en español) ha criticado duramente las inacción de Facebook en la revisión de los contenidos. «Aún no están listos para abordar el odio en su plataforma. Zuckerberg ofrece en Facebook la misma vieja defensa de la supremacía blanca, antisemita, islamofóbica y a otros grupos de odio», apuntan en un comunicado los promotores. Piden «medidas más agresivas de moderación y censura de contenidos» en la red de lo que consideran «discursos del odio» dirigidos contra minorías o que discriminan a determinados grupos sociales. Y dicen que las demandas son las mismas que antes del boicot.

«Facebook está más interesado en tener diálogos que en obtener resultados. Debo decir que después de todo no han hecho nada para mantener a nuestra sociedad segura y proteger nuestra democracia", añadió en un comunicado el consejero delegado de la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP, por su sigla en inglés), Derrick Johnson.

«No escuchamos nada hoy que nos convenciese de que Zuckerberg y sus colegas están pasando a la acción. En lugar de comprometerse a un calendario para eliminar el odio y la desinformación en Facebook, nos soltaron el mismo discurso de siempre para tratar de apaciguarnos sin cumplir nuestras demandas», indicó en un comunicado tras la reunión la codirectora de Free Press, Jessica González.

Además, la campaña ha pedido a Facebook que se someta a auditorías periódicas supervisadas por organismos independientes que analicen los discursos de odio y las noticias falsas. Otras recomendaciones incluyen poner a alguien con experiencia en derechos civiles en la alta dirección y eliminar las exenciones políticas que permiten a los dirigentes políticos eludir las reglas de discurso de odio en la plataforma. Frente a ello, la multinacional tiene previsto comunicar los resultados de una nueva auditoría interna.