Tecnología

Ángel Pineda: "Con el Covid-19 los bancos sufren el uso masivo de sus apps"

Ángel Pineda:

Para la alicantina Orizon el sector bancario resulta su principal cliente con una facturación anual que supera los 1,8 millones de euros. Su labor consiste en optimizar los procesos de los sistemas informáticos y reducir el tiempo de respuesta empleando software propio.

Como a todas las empresas, la crisis Covid-19 les hizo replantear objetivos y metas en este convulso 2020. "En ingresos nos vamos aquedar un poquito cortos. Hicimos un plan específico cuando llegó la crisis del Covid-19, pero llegaremos a cumplir el presupuesto revisado. Creceremos cerca del 17 y18%, pero mejoraremos la rentabilidad sustancialmente. Este año ha sido un ejercicio muy duro, aunque lo vamos a sacar adelante con cierta solvencia", destaca el director general de la compañía, José Manuel Desco.

Orizon gestiona más de 500 millones de procesos de negocio en el sector bancario con unos ahorros de costes cercanos al 40%. Números que con las inminentes fusiones de entidades bancarias que ya digiere el parqué español se multiplicarán exponencialmente. "De cara al año 2021 hay muchas incógnitas. Desde el punto de vista de mercado se ha ampliado. Si antes era grande, ahora todavía lo es más. Todas las compañías financieras tienen retos monumentales, algunas de ellas se están fusionando y por tanto tienen problemas operativos de estructuras muy grandes. Y otras entidades por la digitalización, que ya es una realidad, también están teniendo problemas en la gestión de sus servicios. En banca digital el crecimiento es de un 30% anual", añade Desco.

En concreto la suma de Caixabank y Bankia en una misma entidad supondrá también un cambio para Orizon en muchos sentidos. "La integración es una oportunidad, pero sí es verdad que ambas entidades son clientes nuestros y ahora va a quedar como el banco más grande de España. Pero, lamentablemente, uno desaparece. En cambio, la nueva entidad requerirá más necesidades. A mayor volumen el rendimiento es más relevante y la complejidad aumenta", expone el CEO de Orizon, Ángel Pineda.

La compañía alicantina, que en actualidad forman una plantilla de 35 personas, está consolidando también su presencia en el otro lado del charco. "Nos hemos adaptado bastantes bien al mercado actual, seguimos invirtiendo en personas y en capacidades. Si es verdad que nuestro plan de expansión, que estaba basado en mucha capacidad de venta y de crecimiento, tendremos que analizar cómo se va desarrollando. Sin embargo, este año hemos ganado dos clientes en Sudamérica y el 30% de nuestra facturación procede de este mercado", confirma Pineda.

La fusiones de entidades y la digitalización de los servicio acerca a la extinción de las oficinas físicas de los banco. Pero, ¿Cómo será este ordenamiento? "A corto plazo, el gran problema que tiene la banca es su labor de intermediación. Desde el punto de vista de operatividad deberá seguir apostando por la tecnología porque sufre mucha tensión la parte de oficinas y trabajadores de cada entidad. Pero hay un problema con la tecnología en la banca en lo que se refiere al ámbito del Consejo de Administración porque deben monetizar estos servicios. Las fintech son por decirlo de una manera mosquitos frente a la banca, el problema es cuando un Google, un Apple o Samsung entran a participar en este tipo de servicios como ya están realizando en Estados Unidos", resalta Desco. "Este año, con la pandemia, lo que han sufrido son los canales. Con la crisis del Covid-19 los clientes han bombardeado las apps y los accesos web. Son desarrollos tecnológicos nuevos que todavía producen ante tanta demanda problemas de respuesta, estabilidad, disponibilidad y coste de infraestructura de coste no previsto", explica Pineda.

Los cambios de negocio y en especial en consumo en este sector llegan hasta lo más básico y de moda desde hace unos meses: el pago con la app Bizum. "Como curiosidad esta app plantea un tema de operativa muy importante. Antes en una comida de diez personas se pagaba con una o dos operaciones de tarjeta o un pago en efectivo de 100 euros, mientras que ahora son 10 operaciones de transferencia por Bizum por mesa las que se realizan en una misma cuenta", concluye el directivo de la compañía alicantina.