Tecnología

¿Aceptarías dinero a cambio de tus datos personales?

¿Aceptarías dinero a cambio de tus datos personales?

¿Aceptarías dinero a cambio de tus datos personales? Según una encuesta llevada a cabo por la empresa de ciberseguridad Kaspersky, el 44% de los internautas españoles lo aceptaría. Y es que muchos usuarios piensan que sus intentos por mantener su privacidad online están abocados al fracaso.

Los expertos han bautizado esta sensación como 'fatiga de privacidad'. Según un estudio realizado en diciembre de 2018 por esta compañía, el 19% de los españoles ha sufrido acceso no autorizado a sus datos privados, lo que provocó estrés a cerca de un tercio (32%) de ellos y pérdidas económicas al 20% de los afectados.

¿Y cuánto valen realmente estos datos? Tras bucear por la red, uno de los expertos del equipo de la investigación de la filial española de Kaspersky, Dani Creus, no ha podido llegar a una conclusión concreta. Sin embargo, deja claro que "los datos se venden a granel".

Credenciales de tarjetas de crédito por 12 dólares

En su investigación dio rápido con lo que define como 'supermercado de cuentas', donde los precios pueden variar en base a la calidad del producto o a si la brecha de seguridad es reciente. En este tipo de lugares se venden cuentas de correo o credenciales a todo tipo de servicios -Netflix, Spotify o aplicaciones de clases online, entre otros- con precios rebajados. En una de las webs a las que llegó el investigador encontró hasta 871 credenciales de tarjetas de crédito españolas, que se vendían a 12 dólares de media.

"La gente suele decir que no tiene nada que esconder para justificar que no presta atención a la seguridad de sus datos, pero todos deberían ser celosos de su intimidad. Un cibercriminal puede utilizar nuestros dispositivos tecnológicos para archivar documentos o realizar ataques desde ellos, incluso aunque no tengan información que comprometa al usuario", explica Creus, quien asegura que se trata de un negocio "profesionalizado", en el que los cibercriminales llevan trabajando muchos años.

Entre los consejos básicos que dan para evitar que los datos personales se vean comprometidos destaca el de "estar alerta y desconfiar" ante cualquier información sospechosa; no reusar las contraseñas en diferentes aplicaciones o servicios 'online'; introducir un segundo factor de autenticación -lo que "minimiza mucho el riesgo"-; y delegar algunos aspectos a expertos en estas cuestiones cuando surjan dudas.