Salud

Tau, la proteína tóxica que causa alzhéimer, al desnudo

Tau, la proteína tóxica que causa alzhéimer, al desnudo

El equipo de EE.UU. aprovecha dos potentes tecnologías para identificar dianas prometedoras para diagnosticar y tratar enfermedades neurodegenerativas

Los secretos de la proteína tau, implicada durante mucho tiempo en la enfermedad de Alzheimer y en una serie de otras enfermedades cerebrales debilitantes, acaban de desvelarse gracias a dos innovadoras técnicas complementarias para mapear la estructura de la proteína y descifrar los efectos de moléculas adicionales, llamadas modificaciones postraduccionales (PTM), en su superficie.

Se ha presentado en la revista «Cell» y la información podría acelerar el diseño de nuevas terapias contra las enfermedades neurodegenerativas, al ayudar a los investigadores a identificar nuevos biomarcadores que detecten estos trastornos antes de que surjan los síntomas y a diseñar nuevos medicamentos que se dirijan a PTM específicos, evitando la aparición de enfermedades antes de que causen estragos en el cerebro.

Los investigadores del Instituto Zuckerman de la Universidad de Columbia y la Clínica Mayo en Florida (EE.UU.) han utilizado tecnologías de vanguardia para ver tau con un detalle sin precedentes. Al analizar el tejido cerebral de los pacientes, este equipo de investigación ha revelado que las modificaciones a la proteína tau pueden influir en las diferentes formas en que puede plegarse mal en las células cerebrales de una persona. Estas diferencias están estrechamente relacionadas con el tipo de enfermedad neurodegenerativa que se desarrollará y con qué rapidez se propagará por todo el cerebro.

El estudio ayuda a los investigadores a identificar nuevos biomarcadores que detecten estos trastornos antes de que surjan los síntomas y a diseñar nuevos medicamentos que se dirijan a PTM específicos

«Tau ha sido durante mucho tiempo una proteína que ha generado un interés debido a su prevalencia en la enfermedad», explica Anthony Fitzpatrick, PhD, investigador principal del estudio. «Ahora presentamos evidencias convincentes de que las PTM desempeñan un papel estructural importante en las tauopatías, la colección de enfermedades neurodegenerativas caracterizadas por la acumulación tóxica de tau mal plegada».

Y añade: «nuestros hallazgos inspirarán nuevos enfoques para desarrollar herramientas de diagnóstico y diseñar medicamentos, como atacar las vulnerabilidades de PTM para retrasar la progresión de la enfermedad. Las patologías neurodegenerativas se encuentran entre la clase de enfermedades más complejas y angustiantes, pero gracias a nuestro trabajo y el de nuestros colaboradores, estamos construyendo una hoja de ruta hacia diagnósticos y terapias exitosas».