Salud

Quién no puede ponerse la vacuna del coronavirus

Quién no puede ponerse la vacuna del coronavirus

Aunque desde Pfizer admiten que sus dosis son seguras y efectivas, hay una serie de grupos a tener en cuenta a la hora de la inyección del remedio contra el Covid-19

Sigue en directo toda la actualidad del coronavirus en España

«El principio del fin» dicen los expertos, después de que la Unión Europea haya comenzado a vacunar a su población. Aunque con cuentagotas, las primeras dosis a santarios o residentes en centros de mayores ya se han puesto. A medida que pasen las semanas serán más lo que se hayan inyectado la vacuna de Pfizer. La empresa asegura que sus vacunas son seguras y efectivas, aunque no existe el riesgo cero, como pasa con la vacuna de la gripe o cualquier otro medicamento.

Uno de los países que lleva más ventaja es Reino Unido, que empezó con su vacunación el pasado 8 de diciembre. A pesar de todo, hubo una minoría de personas que presentó reacciones alérgicas a la vacuna. Asimismo, un informe del JCIV (Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización en inglés), así como otro presentado por la FDA norteamericana, indican los grupos de riesgo que deben evitar ponérsela.

Los menores de 16 años

Por el momento, la vacuna de Pfizer no se utilizará en los menores de 16 años. Esto se debe a que hay poca información en el uso de las dosis en los adolescentes, así como ningún dato en los niños más pequeños.

La vacuna, por tanto, solo se podrá administrar a aquellos niños que presenten un riesgo extremo de enfermedad o exposición a ella, con resultados graves, como pueden ser los niños con discapacidades neuronales, según el informe británico.

Inmunodeprimidos y problemas de coagulación

El JCIV asegura en su informe que aquellas personas «que clínicamente son extremadamente vulnerables, tengan algún grado de inmunosupresión o sean inmunodeprimidas» no se pongan la vacuna, porque «es posible que no respondan bien a ella».

Por otro lado, las personas con problemas de coagulación o que tomen algún tipo de anticoagulante tampoco deben inyectarse la vacuna, puesto que es contraproducente la administración la inyección instramuscular, «a menos que el beneficio supere el riesgo potencial», según el informe que publicó Pfizer de resultados de la vacuna en Canadá.

Embarazadas

Las embarazadas tampoco deberán vacunarse. El motivo es la falta de datos y conclusiones para garantizar la seguridad en este grupo de población. Asimismo, se recomienda a las mujeres que no soliciten la vacuna si creen que pueden estar embarazadas o que lo vayan a estar tres meses después de la primera dosis.

Reacciones alérgicas

Tan solo unos días después de comenzar a vacunar en Reino Unido, dos personas presentaron reacciones alérgicas. De forma reciente, un artículo de la revista «Science» señala al polietilenglicol (PEG), un compuesto que lleva tanto la vacuna de Pfizer, como la de Moderna. Es un compuesto que se ha incluido por primera vez en vacunas, si bien se encuentran en algunos otros medicamentos.

El PEG puede provocar anafilaxia, una reacción que puede causar erupciones, caída de la tensión arterial, dificultad para respirar y taquicardias.

Matilde Cañelles, inmunóloga del CSIC, comenta que estas reacciones pueden darse con cualquier vacuna, pero que son extramadamente raras (aproximadamente una por cada millón de habitantes). Sin embargo, en EE.UU. se detectaron seis casos hasta el 19 de diciembre, así como los dos de Reino Unido, motivo por el cual el Gobierno británico instó a la población con historial alérgico a que no se pusiera la vacuna. «Estos datos superan los habituales», señala Cañelles.

En opinión de esta inmunóloga, el problema «enorme» es la falta de información que hay sobre los ensayos clínicos de estas dos vacunas, «a la que los científicos no tenido acceso a los datos de ambas». Por su parte, Pfizer confirma el seguimiento a las personas vacunadas, así como recomienda que haya un tratamiento médico disponible para las personas que desarrollen anafilaxia.

Ver los comentarios