Salud

Las mujeres tienen menos probabilidades de enfermedad cardíaca y de morir por su causa

Las mujeres tienen menos probabilidades de enfermedad cardíaca y de morir por su causa

Resultados de un gran estudio realizado en 160.000 personas de 21 países que se publica hoy «The Lancet» y que ha seguido a los participantes durante más de 10 años

Un gran estudio de más de 160.000 personas en 21 países descubrió que las mujeres tienen menos probabilidades de tener una enfermedad cardiovascular y de morir a causa de ella que los hombres. Lo acaba de ver un gran estudio realizado en 160.000 personas de 21 países que se publica hoy «The Lancet» y que ha seguido a los participantes durante más de 10 años. Este menor riesgo se mantenía incuso si las mujeres tenían o no un ataque cardíaco o había sufrido un ictus previo ni tampoco el lugar de residencia o la situación económica.

El estudio Population Health Research Institute (PHRI) de la Universidad McMaster y Hamilton Health Sciences se trata del primer estudio global que documenta los factores de riesgo, el uso de tratamientos, la incidencia de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares y la mortalidad en personas de una comunidad, en vez de solo pacientes hospitalarios.

PHRI

La investigación ha visto que las mujeres sin antecedentes de enfermedad cardiovascular (ECV) eran más propensas a tomar medicamentos de forma preventiva, controlar la hipertensión y dejar de fumar, en comparación con los hombres.

«Desde hace tiempo se piensa que las mujeres con ECV se tratan de manera menos agresiva que los hombres, lo que podría conducir a que estas tengan un pronóstico más pobre. Algunos han atribuido esto a un sesgo de tratamiento», señala Marjan Walli-Attaei, primera autora del trabajo.

Si bien las mujeres usaban las estrategias de prevención con mayor frecuencia, las estrategias invasivas como la intervención coronaria percutánea y la cirugía de derivación de la arteria coronaria se usaban con mayor frecuencia en los hombre

Ahora, añade Walli-Attaei, «en nuestro estudio hemos observado que, si bien las mujeres usaban las estrategias de prevención con mayor frecuencia, las estrategias invasivas como la intervención coronaria percutánea y la cirugía de derivación de la arteria coronaria se usaban con mayor frecuencia en los hombres».

Pero, en general, los resultados relacionados con la mortalidad o la aparición de un nuevo ataque cardíaco o accidente cerebrovascular en las mujeres fueron más bajos que en los hombres. «Esto sugiere que puede haber otros factores, además de un sesgo de tratamiento, contra las mujeres que contribuyen a las diferencias de

tratamiento».

La coautora Annika Rosengren, profesora de la Universidad de Gotemburgo en Suecia, señala que las tasas más bajas de tratamientos cardíacos invasivos para mujeres con ECV podrían explicarse en parte por el hecho de que menos mujeres que hombres sufren aterosclerosis extensa, que requiere atención médica.

Las tasas más bajas de tratamientos cardíacos invasivos para mujeres con ECV podrían explicarse en parte por el hecho de que menos mujeres que hombres sufren aterosclerosis extensa, que requiere atención médica

«Otros estudios han constatado que las diferencias de sexo en los procedimientos cardíacos invasivos no se ven una vez que consideramos el alcance y la gravedad de la enfermedad de las arterias coronarias. Esto sugiere que las tasas más bajas de intervenciones coronarias en las mujeres son apropiadas, ya que tienen una enfermedad menos extendida», afirma la investigadora.

Sin embargo, existe una preocupación sustancial sobre las diferencias en el tratamiento entre los países más pobres y más ricos, advierte Salim Yusuf, investigador principal del estudio.

«Las diferencias en los resultados, tanto en mujeres como en hombres en países de bajos ingresos, donde aproximadamente el 40% muere a los 30 días de un ataque cardíaco o accidente cerebrovascular en comparación con menos del 10% en los países de altos ingresos, es motivo de gran preocupación merece una mayor atención», concluye.