Salud

Las células B mejoran los resultados de la inmunoterapia en cáncer

Las células B mejoran los resultados de la inmunoterapia en cáncer

Tres estudios revelan que la presencia en tumores de dos componentes inmunes clave (células B y estructuras linfoides terciarias) se asocia con resultados favorables cuando las personas se someten a inmunoterapia.

Los tratamientos que están revolucionando el cáncer, las inmunoterapias, tratan de revitalizar las células inmunes llamadas células T asesinas para combatir el cáncer; sin embargo, solo el 20% de las personas con cáncer obtiene un beneficio clínico duradero de este tipo de tratamiento. Por eso, los investigadores están empezando a centrarse en otro tipo de células inmunes que se encuentran en los tumores de los pacientes para mejorar estos resultados. Ahora, tres estudios que se publican en «Nature», presentan un nuevo tipo de células: las células B.

Los resultados demuestran que la presencia de células B en tumores humanos en compartimentos llamados estructuras linfoides terciarias (TLS) está asociada con un respuesta favorable a la inmunoterapia. Este efecto se muestra especialmente en el melanoma metastásico, el sarcoma de tejidos blandos y el carcinoma de células renales, informan los equipos de Wolf Fridman, del Centre de Recherche des Cordeliers, INSERM (Francia), Jennifer Wargo, del MD Anderson Cancer Center (EE.UU.), y Göran Jönsson, de la Universidad de Lund (Suecia).

Los datos de los tres trabajos sugieren que la presencia de células B dentro de grupos más grandes de células inmunes podría usarse para predecir una respuesta positiva a la inmunoterapia en algunos pacientes con cáncer. Además, los hallazgos pueden servir para mejorar el tratamiento de los pacientes y ayudar al desarrollo de agentes terapéuticos.

Tres estudios separados demuestran que cuando las células B (componentes del sistema inmune) forman agregados celulares conocidos como estructuras linfoides terciarias, la respuesta a la inmunoterapia mejora.

Las células B no son solo espectadores inocentes, sino que también están contribuyendo de manera significativa a la respuesta inmune antitumoral

«Estos hallazgos abren un área completamente nueva: que las células B son en realidad grandes impulsoras de la inmunoterapia contra el cáncer, específicamente el bloqueo del punto de control», señala Jennifer Wargo, del MD Anderson Cancer Center (EE.UU.). «Esto podría llevarnos a biomarcadores importantes para la respuesta al tratamiento, así como a opciones nuevas terapéuticas».

«Los datos indican la importancia de los tipos de células distintas de las T, como las células B, en las respuestas inmunitarias antitumorales generadas por las terapias de punto de control inmunitario», afirman los investigadores que reconocen que existe una gran necesidad de identificar biomarcadores de respuesta a la terapia.

«A través de estos estudios, encontramos que las células B no son solo espectadores inocentes, sino que también están contribuyendo de manera significativa a la respuesta inmune antitumoral», concluye.

Los investigadores continúan trabajando para aclarar el papel preciso de las células B en las respuestas de impulso, pero sugieren que pueden estar produciendo anticuerpos específicos de tumor que podrían aprovecharse para futuros enfoques terapéuticos para mejorar el bloqueo del punto de control.