Salud

Estos son los síntomas de la leishmaniosis, la enfermedad animal cada vez más diagnosticada en personas

Estos son los síntomas de la leishmaniosis, la enfermedad animal cada vez más diagnosticada en personas

Los veterinarios valencianos han alertado del incremento de número de casos en humanos

Los veterinarios valencianos han alertado de que el número de casos en humanos de la leishmaniosis, una enfermedad animal que se transmite a las personas mediante la picadura de un msoquito, ha aumentado en la Comunidad Valenciana, donde es siete veces superior a la media nacional.

El Consejo Valenciano de Colegios Veterinarios (CVCV) ha pedido que «la obligatoriedad de identificar a los perros ya vigente se extienda a los hurones y gatos para así mejorar el control epidemiológico de esta enfermedad y de la rabia».

Las leishmanias se transmiten por la picadura de flebótomos (insectos voladores) hembra infectados, que tienen que ingerir sangre para producir huevos.

Aunque hay varios tipos de leishmaniasis, la forma más frecuente es la cutánea, que produce lesiones en la piel de las zonas expuestas de cuerpo, sobre todo ulcerosas, que dejan cicatrices de por vida y son causa de discapacidad grave, según indica la OMS. Las llagas en la piel por lo general comienzan en el sitio de la picadura del flebótomo. En algunas casos, también se pueden desarrollar lesiones en las membranas mucosas.

Hay otra forma menos frecuente, aunque más grave, ya que llevar a complicaciones mortales: la leishmaniosis sistémica o visceral, que afecta el cuerpo entero. Aparece de 2 a 8 meses después de sufrir la picadura, por lo que la mayoría de las personas no recuerdan haber tenido una llaga en la piel. Los parásitos dañan al sistema inmunitario disminuyendo la cantidad de células que combaten enfermedades.

La leishmaniasis es una enfermedad que se puede tratar y curar, pero para ello es necesario un sistema inmunitario competente, dado que los medicamentos, por sí solos, no son capaces de eliminar el parásito del organismo, advierte la OMS. Es importante iniciar el tratamiento antes de que el sistema inmunitario resulte dañado.

Los síntomas de la leishmaniosis cutánea varían según donde estén localizadas las lesiones y pueden incluir:

-Dificultad para respirar.

-Llagas en la piel que pueden convertirse en una úlcera cutánea que sana muy lentamente.

-Congestión, goteo y hemorragia nasal.

-Dificultad para deglutir.

-Úlceras y erosión en la boca, la lengua, las encías, los labios, la nariz y el tabique nasal.

La infección visceral sistémica, cuando se produce en niños, empieza generalmente de una manera súbita con tos, diarrea, fiebre y vómitos.

En los adultos, por lo general, aparece una fiebre que dura de 2 semanas a 2 meses, acompañada de síntomas como fatiga, debilidad e inapetencia, que aumenta a medida que la enfermedad empeora.

Otros síntomas de la leishmaniosis visceral sistémica pueden incluir molestia abdominal, fiebre que puede aparecer y desaparecer durante semanas, sudores fríos, piel escamosa, grisácea, oscura y pálida, adelgazamiento del cabello y pérdida de peso.