Salud

Este fármaco mejora la supervivencia en cáncer de pulmón

Este fármaco mejora la supervivencia en cáncer de pulmón

Los pacientes con una alteración genética, además, estaban protegidos contra la metástasis al cerebro cuando se les trataba precozmente con lorlatinib.

Los pacientes con cáncer de pulmón con una alteración genética específica mejoran su esperanza de vida y eliminan el riesgo de metástasis en el cerebro cuando se les trataba precozmente con el fármaco lorlatinib. Lo ha visto un estudio dirigido por investigadores del Hospital General de Massachusetts (MGH), publicado en (NEJM).

El cáncer de pulmón de células no pequeñas (CPCNP) representa el 87% de todos los casos de cáncer de pulmón. Aproximadamente el 5% de los casos de CPCNP son ALK positivos, lo que significa que tienen una anomalía genética en el gen de la quinasa del linfoma anaplásico. El NSCLC ALK positivo, que no se asocia con el tabaquismo, es una forma particularmente agresiva de cáncer de pulmón.

«Cuando ALK se enciende de manera anormal, es como pisar el acelerador: impulsa la proliferación y supervivencia incontroladas de las células cancerosas», explica la investigadora Alice Shaw.

El NSCLC ALK positivo, que no se asocia con el tabaquismo, es una forma particularmente agresiva de cáncer de pulmón

En concreto, los pacientes ALK positivos tienden a ser de 10 a 15 años más jóvenes que otros pacientes con cáncer de pulmón. También presentan un alto riesgo de desarrollar metástasis cerebrales.

En 2008 se descubrió una nueva clase de medicamentos que bloquean ALK, conocidos como inhibidores de ALK. «Apagar ALK con un inhibidor de ALK es como frenar», revela Justin Gainor, «Puede conducir a la muerte rápida de las células cancerosas y hacer que los tumores se reduzcan drásticamente».

Existen inhibidores de ALK de primera y segunda generación, incluidos crizotinib, alectinib y brigatinib, que pueden ser muy eficaces, pero los pacientes recaen. Además, aquellos tratados con estos medicamentos pueden desarrollar una diseminación metastásica del cáncer al cerebro.

En concreto, los pacientes ALK positivos tienden a ser de 10 a 15 años más jóvenes que otros pacientes con cáncer de pulmón.

El lorlatinib pertenece a una tercera generación de esta clase de fármacos y es incluso más eficaz para bloquear la ALK. Actualmente está aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. (FDA) y en Europa para el tratamiento de pacientes ALK positivos cuyo cáncer ha progresado a pesar de tomar inhibidores de ALK de generaciones anteriores.

La investigación, llevada a cabo en 104 centros médicos en 23 países, reclutó a 296 pacientes con NSCLC ALK-positivo avanzado que no había sido tratados previamente. La mitad recibió lorlatinib, mientras que el resto fue tratado con crizotinib, que era el tratamiento estándar para estos pacientes cuando comenzó el ensayo.

Los resultados fueron sorprendentes. En comparación con los que recibieron crizotinib, los del grupo de lorlatinib tuvieron una reducción del 72% en el riesgo de progresión del cáncer o muerte.

Es importante destacar que el lorlatinib también disminuyó el riesgo de metástasis cerebrales nuevas o recurrentes en un 93%. Los efectos secundarios graves fueron más comunes en el grupo de lorlatinib, pero más de la mitad fueron incrementos en los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre, que eran manejables con medicamentos.

Ver los comentarios