Salud

Esta máquina te dice si estás estresado

Esta máquina te dice si estás estresado

El dispositivo es capaz de ponerle cara a un trastorno que afecta a siete de cada diez españoles

El 70% de los españoles sufre estrés, «una de las cifras más elevadas de Europa», según Marta López, especialista en medicina familiar y comunitaria. Para visualizarlo y hacer que la persona sea consciente de que lo padece, en la aseguradora de salud Cigna cuentan con la Stress Visualization Experience, una máquina que mide el nivel de estrés. «El problema de este estado es que no nos damos cuenta de que lo sufrimos y esta herramienta ayuda a ponerle cara», explica la experta.

La máquina mide la frecuencia cardiaca, las ondas cerebrales y la sudoración de la piel con unos sensores especiales y el conjunto de los tres parámetros forman una imagen. Se trata de un busto en el que varían los colores dependiendo del grado de estrés que el paciente padece. Si el resultado es un busto con colores fríos significa que el nivel es bajo y si aparecen colores cálidos, «hay que ponerle solución», indica López. La imagen también se mueve en el momento del diagnóstico y un número elevado de «turbulencias» es un mal síntoma.

Pero, ¿cómo se elude el estrés? Según la especialista, hay que tomar una serie de medidas que engloba bajo las siglas PLAN. Aconseja tener un periodo de tiempo en el que poder desconectar del trabajo, buscar un lugar concreto en el que poder olvidarnos de nuestras tareas, encontrar una afición que nos ayude a disfrutar e identificar el nombre de una persona con la que hablar sobre el día a día y los problemas que hayan surgido durante la jornada para eliminar toda la tensión acumulada. López hace tanto hincapié en desconectar del trabajo porque es una de las principales causas del estrés.

No obstante, según las encuestas anuales de Cigna, parece que esta patología depende de la edad y experiencia. De esta manera, los trabajadores de mayor edad o los jóvenes son personas más susceptibles a sufrirlo. Asimismo, «el ritmo de vida es mucho más rápido que antaño», señala. Las causas que -según la especialista- explicarían los altos niveles de estrés e España respecto a otros países europeos son los horarios, la poca conciliación laboral y el grado de exigencia que tienen los españoles para estar al 100% en el trabajo y también en su vida personal y familiar.

«Todos podemos hacer algo para reducir el estrés. La empresa, los poderes públicos y los individuos», apostilla Marta López. Desde el gobierno se puede regular para que se cumplan las jornadas laborales, la empresa debe contar con un superior a quien contar los problemas y utilizar herramientas para reducir el estrés en el ámbito laboral. Por último, a nivel individual es necesario trabajar la asertividad y la resiliencia.

Reducir el estrés beneficia tanto a la persona que lo sufre como al empresario, por lo que la especialista está segura de que «medir el estrés va a concienciar a quienes toman las decisiones para que ayuden a conciliar al trabajador». Combatir este estado de ánimo aumenta la eficiencia de los empleados y crea un ambiente laboral más favorable.

Síntomas visibles

Esta mejora se logra porque reduciendo el estrés se palían sus síntomas. A nivel emocional, puede provocar irritabilidad, falta de concentración, apatía, bajo estado de ánimo o insomnio. Como médico, López ha podido identificar muchas patologías físicas que se asocian al estrés. Algunas de ellas son la alopecia (caída del cabello), dermatitis o eccemas (patologías de la piel), problemas digestivos como úlceras o gastritis, colon irritable, cefaleas, dolores de cabeza, migrañas, una tensión arterial alta y el aumento de la frecuencia cardiaca.

Cuando los síntomas del estrés son más que visibles, es hora de ponerle solución. «Hay un grado de estrés que se puede llevar o que, identificándolo o poniendo remedio no mata. Cuando afecta a nuestra salud puede llegar a ser una patología complicada», advierte la especialista. De ahí, que insista en que lo importante es identificarlo antes de que llegue a ser patológico.