Salud

El delicado estado de salud de Masako de Japón

El delicado estado de salud de Masako de Japón

Naruhito de Japón ha reconocido que su mujer «tiene altibajos», aunque «está en proceso de recuperarse»

Coincidiendo con su cumpleaños (este domingo cumplió 60 años, aunque no hubo celebraciones por la expansión del coronavirus), Naruhito de Japón ofreció una rueda de prensa para, de alguna manera, aparecer en público en tan importante fecha. Se trataba de su primer cumpleaños desde que subió al Trono del Crisantemo.

Naruhito de Japón no dudó en expresar su apoyo a los afectados por el virus de este y otros desastres: «Muchas de las víctimas llevan cicatrices emocionales que todavía no han curado». Aunque lo que más llamó la atención fue en lo concerniente a su esposa, Masako de Japón.

Desde que se desposó con el entonces príncipe, las cosas no han ido muy bien para ella. Lo suyo fue amor a primera vista pero sus comienzos no fueron nada fáciles. Su relación no fue bien vista por el origen plebeyo de la joven. El emperador Naruhito le pidió matrimonio hasta en siete ocasiones. Finalmente terminó aceptando y se dieron el «sí, quiero» en 1991. Una década después nació su única hija, Aiko, la princesa Toshi, lo que supuso un nuevo problema para la pareja por no ser varón.

Tuvo muchos problemas en palacio y padece depresión desde hace bastantes años y todavía no está recuperada, como así ha confirmado Naruhito de Japón en la rueda de prensa de este domingo. «Está en el camino de la recuperación», aseguró el emperador a la vez que decía que «su estado tiene sus altibajos y su cansancio tiende a prolongarse después de un gran evento o cuando estos tienen lugar uno tras otro».

Y proseguía Naruhito de Japón: «No quiero que ella se fatigue demasiado, pero continúa trabajando en lo que puede». Aseguró también que, pese a su estado, es una buena consejera tanto en los asuntos privados como en los oficiales».