Salud

Desvelan cómo el VIH se oculta durante años de los tratamientos más eficaces

Desvelan cómo el VIH se oculta durante años de los tratamientos más eficaces

El virus se integra en el ADN de las células T pero, debido a que está inactivo, no es visible para el sistema inmune

El VIH, el virus que causa el sida, es capaz de ocultarse en un estado latente en una reservorio de células del sistema inmune durante décadas y resurgir tiempo después, a pesar de los tratamientos más eficaces.

Hata ahora, la causa está por determinar, pero un equipo de investigadores de la Universidad de Yale (EE.UU.) han descubierto una explicación de cómo el VIH es capaz de estar oculto durante todo ese tiempo.

Según explican en la revista « Science Translational Medicine», las células T CD4 de larga vida, que actúan como la memoria del sistema inmune de infecciones pasadas, son el refugio del VIH. El virus se integra en el ADN de las células T pero, debido a que está inactivo, no es visible para el sistema inmune.

«El VIH se integra en el ADN humano para que la terapia antirretroviral no pueda encontrarlo y matarlo», explica la autora principal Ya-Chi Ho,.

Según la autora del trabajo, «es muy difícil estudiar estas células: solo una de cada millón de células CD4 contiene un VIH infeccioso».

Es muy difícil estudiar estas células: solo una de cada millón de células CD4 contiene un VIH infeccioso

Este equipo ha desarrollado ahora una forma de detectar estas células infectadas ocultas y, de esta forma, de controlar la propagación viral.

Trabajando con células de pacientes con VIH que habían recibido terapia antirretroviral, activaron el virus en las células T en el laboratorio y etiquetaron el ARN viral con técnicas de fluorescencia que identifica las células infectadas.

A continuación, gracias a un método, llamado HIV SortSeq, rastrearon la interacción entre el ARN del huésped y el virus dentro de las células.

De esta forma, descubrieron que el VIH secuestra genes que permiten que las células T sobrevivan. Además, el VIH trabaja para promover la expresión de genes implicados en el cáncer. Esencialmente, el VIH arrebata el control de la activación de estos genes cancerosos de las células huésped. Aunque este proceso no causa cáncer en las células T, aseguran los investigadores, el proceso puede ayudar a que proliferen estas células T que albergan el VIH.

La comprensión de estos procesos podría ayudar a los científicos a desarrollar nuevas formas de controlar la infección por VIH, dijeron los investigadores.