Salud

Consejos para adaptarte con salud al cambio de hora de verano

Consejos para adaptarte con salud al cambio de hora de verano

Donde más se nota el cambio es en el sueño, especialmente en los niños y personas mayores

Este domingo el tradicional cambio de hora de verano ha llegado en pleno confinamiento por el coronavirus. Si todos los años hay personas a las que adaptarse al nuevo horario les cuesta, estar encerrado en casa puede hacerlo más complicado.

Los más sensibles al cambio horario de verano por su menor capacidad de adaptación son los niños y las personas mayores. Para intentar paliar los síntomas, los expertos aconsejan una adaptación progresiva horaria los días previos al cambio. También se puede favorecer la producción de melatonina (hormona esencial para la función del sueño) con luz ambiente anaranjada o evitando la exposición a dispositivos móviles 2 horas antes de dormir.

Tener más horas de luz favorecerá una mayor exposición solar, aunque sea desde la ventana o terraza de la casa, lo que aumentará nuestros niveles de vitamina D, así como de la secreción de serotonina, hormona reguladora del apetito y del estado de ánimo entre otras muchas funciones.

Si eres de los que sufres con el cambio de hora, te ofrecemos algunas recomendaciones para entrar con mejor pie en el horario de verano:

-Lo ideal es que unos días antes intentes adelantar tu rutina diaria en unos 15 minutos, especialmente al irte a la cama.

-Mantén unos horarios regulares para acostarte y despertarte.

- Evita la siesta hasta que notes que estás adaptado al nuevo horario.

- Practicar ejercicio físico moderado ayuda, pero no lo hagas antes de acostarte.

-Evita las bebidas estimulantes (café, té o alcohol), sobre todo durante la segunda mitad del día.

-La alimentación también influye. Para conciliar el sueño es mejor apostar por cenas ligeras que incluyan frutas y verduras.

-La cama, solo para dormir. Evita la tele y otros dispositivos electrónicos en la habitación.