Opinión

UE, poner las luces largas

UE, poner las luces largas

«Ahora mismo Europa se encuentra en una encrucijada y, si no se hace dueña de su destino, existe un riesgo real de caer en la irrelevancia y en la dependencia de otras potencias que se están imponiendo en este mundo nuevo. No se puede perder el tiempo: es el momento de pasar de la reflexión a la acción, de las musas al teatro»

Europa es un éxito histórico. Paz, prosperidad y libertad son las señas de identidad de este proyecto común. Aunque el Brexit parece ineluctable, los candidatos populistas y nacionalistas de otros países europeos han dado marcha atrás en su afán de imitar al Reino Unido. En un contexto de globalización y cambios disruptivos acelerados, ¿qué país europeo de forma aislada puede pretender ser un actor relevante en el juego de la geopolítica internacional, y competir con gigantes como EE.UU. o China? Una UE sólida, creativa, solidaria y comprometida es la condición necesaria para un futuro mejor para todos los europeos. Pero aún queda mucho camino por recorrer. Europa se encuentra en la encrucijada de los caminos y no se puede quedar