Opinión

Sin estrategia para los ERTE, solo parches

Sin estrategia para los ERTE, solo parches

Lejos de vertebrar planes de largo recorrido, las prórrogas ponen de manifiesto la inexistencia de una estrategia definida, sólida y responsable frente al Covid-19

La imprevisión con que el Gobierno ha hecho frente a la pandemia no solo ha tenido graves consecuencias en el ámbito sanitario y de la salud pública, con un coste de vidas humanas que ni siquiera es capaz de reconocer, sino en el terreno económico y laboral. El triunfalismo y los parches normativos han dado como resultado el escenario de inseguridad jurídica en el que desde el pasado marzo se mueven empresas y trabajadores, con grave perjuicio para nuestro tejido productivo. La negociación de la prórroga de los ERTE es el mejor ejemplo de la inestabilidad a la que desde el estallido de esta crisis se abonó el Ejecutivo de Sánchez, tensado por las disputas internas, tentado por el populismo e incapaz de articular un plan de supervivencia que, al menos a medio plazo, dé ciertas garantías a las empresas sacudidas por el Covid-19 y a los cientos de miles de trabajadores cuyos empleos están en suspenso, beneficiados por unos expedientes de regulación temporal cuya falta de planificación y perspectiva está contribuyendo a incrementar la asfixia de los sectores más afectados. Lejos de vertebrar planes de largo recorrido, similares a los que los socios de la Unión Europea han previsto para mantener hasta bien entrado el año que viene el pulso de empresas y trabajadores, las prórrogas -discutidas de forma trimestral o cuatrimestral a través de la táctica del regateo, poco edificante cuando lo que está en riesgo es la economía nacional- ponen de manifiesto la inexistencia de una estrategia definida, sólida y responsable frente al Covid-19. Cantar victoria a la espera de acontecimientos, ya sea una vacuna o un pellizco de ayudas comunitarias, no hace sino condenar a España al posibilismo y la inseguridad. El Gobierno se lo puede permitir, pero no nuestras empresas y nuestros trabajadores.

Ver los comentarios