Opinión

Sánchez: Los golpistas son nacionalistas

Sánchez: Los golpistas son nacionalistas

Cada vez más indisimulada, la estrategia del PSOE pasa por acorralar a Podemos para que claudique: o apoya un Ejecutivo «progresista» en el que no va a estar representado o habrá nuevas elecciones

Cuando la vicepresidenta aseguró de forma solemne y desde la sala de prensa de La Moncloa que el Gobierno no se iba de vacaciones quería decir que durante el mes de agosto iba a estar en campaña electoral. A ese propósito de mera puesta en escena responde la sobreexposición mediática de un Ejecutivo en funciones que, encabezado por su presidente, no ha dejado de gestualizar a través de reuniones puramente promocionales su compromiso con el «progresismo» que dice representar. Después de dejar en suspenso su condición de candidato a una nueva investidura y de rechazar el automatismo de una segunda ronda de contactos con el Rey, Pedro Sánchez anunció ayer, en una nueva vuelta de tuerca de su programa de actos y festejos, que volverá a reunirse a finales de mes con los representantes de los grupos parlamentarios para testar sus posibilidades como aspirante a presidir el Gobierno. Sánchez vuelve así a suplantar al Rey como gestor de un trámite parlamentario que traslada a La Moncloa, a conveniencia de parte.

Cada vez más indisimulada, la estrategia del PSOE pasa por acorralar a Podemos para que claudique: o apoya un Ejecutivo «progresista» en el que no va a estar representado o habrá nuevas elecciones. Ciudadanos -según reconoció ayer el propio presidente del Gobierno- queda ya excluido de una ronda de entrevistas en la que, en cambio, participarán todos y cada uno de sus aliados de la moción de censura, un frente de radicales y golpistas -ahora «nacionalistas», según el presidente del Gobierno- con el que aumentar la presión sobre el partido de Iglesias y Montero. Apoyado por las cuentas de Tezanos, el PSOE quiere elecciones, y también neutralizar a Podemos, con el aplauso de los enemigos de la Constitución o con la abstención de PP y Cs. A Pedro Sánchez le da exactamente igual.