Opinión

Querida Mrs. Von der Leyen

Querida Mrs. Von der Leyen

«Demasiados hechos acreditados, señora presidenta, para conceder a Sánchez credibilidad en base a sus puestas en escena de guapeza barata. Tengo la paranoica sospecha de que desea eternizarse en el poder al estilo de Maduro o Putin, pero necesita dinero para crear una economía cautiva y subsidiada y depender poco del mercado»

Cuando un país de la Unión tiene graves problemas financieros solicita un rescate económico, pero cuando los problemas son de derechos civiles, lo pertinente es un rescate político. Cierto es que a un gobierno solo se le puede deponer con votos, y mi interés no es rendir al Gobierno, aunque me gustaría hacerlo, sino impedir que altere las reglas del juego, que es lo que le pido.

Mi preocupación sobre el tema tiene su origen en 1978, durante un viaje en avión de Madrid a Moscú, en el que se sentó a mi lado un escritor chileno encantador, amigo íntimo de Neruda y galardonado con el premio Nacional de Literatura. La conversación que él impuso versó sobre cómo la izquierda