Opinión

Polvo, sudor y hierro, el Cid cabalga

Polvo, sudor y hierro, el Cid cabalga

«La eficacia de una novela histórica depende de dos equilibrios, el del personaje con su ambiente y el de la materia narrativa con la documentación. Pocos autores lo consiguen. Pérez-Reverte, experimentado tejedor de historias, sortea con habilidad esos Caribdis y Escila que amenazan toda novela del género»

La última novela de Pérez-Reverte, Sidi, es uno de esos libros que te secuestran durante el tiempo que tardas en leerlos y que cuando los terminas, te dejan conmocionado hasta que las emociones que te provocaron se van disipando y te permiten regresar a tu vida rutinaria y anodina.

Los americanos, dueños de una poderosa industria cinematográfica, han elevado el wéstern a la categoría de epopeya nacional. Los españoles comenzamos ahora a sacudirnos el secular complejo de inferioridad para rescatar, más en la novela que en el cine, nuestras cuatro epopeyas nacionales: la reconquista, la conquista de América, los tercios en Europa y la guerra de la Independencia. Pérez-Reverte, que ya ha explorado con algunos libros ese pasado nuestro, especialmente