Opinión

Perturbadora mentira de Sánchez e Iglesias

Perturbadora mentira de Sánchez e Iglesias

La ofensiva emprendida por el Gobierno para deslegitimar a la Corona es una cortina de humo para que PSOE y Podemos encubran sus debilidades y contradicciones

La ofensiva emprendida por el Gobierno para deslegitimar a la Corona es una cortina de humo para que PSOE y Podemos encubran sus debilidades y contradicciones. El fracaso de Sánchez en la gestión del coronavirus es tan patente como su incompetencia negociadora en Bruselas, y necesita un anzuelo social con el que salir indemne. E Iglesias tiene tanto que ocultar en su particular «cloaca» que no ha encontrado mejor modo de desviar la atención que abrir un debate sobre la inviolabilidad del Rey. Todo es un engaño. Si tal debate existiera realmente y hubiese visos de consenso en el Congreso, los aspectos jurídicos sobre el alcance de la inmunidad podrían debatirse y pocos se opondrían a una reforma constitucional. Cosa distinta es la disparatada iniciativa de Podemos para instaurar una república. El «caso Dina» ha hecho a Iglesias perder el norte. Que Iglesias pretenda abrir debates sobre la legitimidad monárquica demuestra hasta qué punto nuestra democracia empieza a enfermar de autoritarismo y sectarismo.

Un político rayano en la imputación que utiliza a sus asesoras para mentir a la justicia y encubrir el fraude que es Podemos para someter a los Tribunales no es nadie para decir qué tiene que hacer un juez con la Corona. Además, miente porque para eliminar la inmunidad del Rey debe pactar con el PP y convocar un referéndum y elecciones. Y eso es lo único que Sánchez e Iglesias no harán porque nunca nadie vivió como ellos con menos escaños. Lo grave no es crear debates artificiales, sino lo fácil que resulta intoxicar a la opinión pública para criminalizar a las instituciones y a las personas. Más allá de los indicios contra Don Juan Carlos, a Sánchez también debería parecerle «inquietante y perturbador» tener a Iglesias de vicepresidente.