Opinión

Pandemia posmoderna

Pandemia posmoderna

«La Covid-19 nos sitúa ante el desafío de revisar tópicos añejos y aportar ideas que algún día se transformen en creencias. Y como la vida sigue, hay que mantener a la vez la guardia alta para atender a lo que nos importa: vida, familia, trabajo, país...; tal vez, en un horizonte más lejano, la Humanidad y su futuro»

Signos inequívocos anunciaban el fracaso: sociedad líquida, políticas superficiales, diversiones banales... Pero la Fortuna jugaba fuerte a la ruleta y -para ser sinceros- no nos iba mal del todo. Y de pronto, llegó la pandemia. Nuestras vidas sufrieron una brusca conmoción. Nuevas preocupaciones, antes remotas o insospechadas: confinamiento, mascarillas, teletrabajo, reuniones telemáticas, clases on line, estado de alarma, incluso «toque de queda»... Acaso el anticipo desmesurado y profético de una sociedad virtual, con la certeza de una temible crisis económica y de un desafío global (todavía poco definido) al Estado constitucional; es decir, a la sociedad menos injusta de la historia. El mundo pasó desde la búsqueda de la certeza a la incertidumbre del riesgo. Es notorio que el problema