Opinión

Otegui, terrorista vocacional

Otegui, terrorista vocacional

«Del terrorismo importan por supuesto las tragedias personales de las víctimas, pero también la lección colectiva que debemos extraer frente a todos aquellos que lo practican, lo justifican, lo aplauden o pretenden olvidarlo bajo la clámide de las conveniencias políticas circunstanciales. Tan culpables son de la violencia terrorista sus autores como sus cómplices»

Tal dia como ayer, 11 de noviembre, hace cuarenta años, un comando terrorista de ETA dirigido por Arnaldo Otegui me secuestró al salir de mi casa, en Madrid. El secuestro se prolongó durante 31 días, hasta el 12 de diciembre. En varias ocasiones a lo largo de estos años, incluyendo el libro en que narraba la conmoción personal y colectiva que la acción terrorista produjo, he procurado dejar constancia de mis vivencias y lecciones sobre el terrorismo, los que lo practican y los que lo sufren. Soy un superviviente del terrorismo y siempre he querido prestar mi voz en defensa y memoria de todos aquellos que la perdieron como consecuencia del nacionalismo terrorista vasco que durante décadas ensangrentó la tierra