Opinión

Más ruido que nueces

Más ruido que nueces

«...Y así vamos tirando, expuestos como siempre y como nunca, a menos de palmo y medio de la opinión de cualquiera, por no decir de la nuestra, esperando a que alguien se mueva para señalarlo con la vara (la de arrear), sin movernos los primeros, como los indios de antes, prestos a garantizarlo todo con tal de no decidir nada, prestos a enjuiciarlo todo con tal de no arriesgar nada, prestos a ir detrás de cualquiera, y a por cualquiera, y contra cualquiera»

Desde que estamos informados, estamos más desinformados que nunca, desde que lo sabemos todo, no hay forma de saber nada, nada aleja más de la verdad que el aluvión de datos, la información por aspersor, o llovida del cielo, como llueven los meteoritos, que son las opiniones que sobran en otros planetas y acaban alcanzando este en forma de roca o polvo, que todo es lo mismo en cuanto se aprieta un poco: relleno para el pavo, aire para las burbujas de las cajas grandes de los regalos pequeños, nadie ve la televisión para informarse, aunque crea que sí, ni se hizo para eso ni sirve para eso, la parrilla (que siempre asa de más) toma algo, cualquier cosa, un