Opinión

Más bipartidismo, más moderación

Más bipartidismo, más moderación

La tendencia a la baja de los partidos «emergentes» más radicalizados suponen una buena noticia para España, en la medida en que la moderación se consolida

El sondeo que hoy publica ABC ofrece varias conclusiones relevantes que, si se consolida la tendencia, a medio plazo podrían alterar el panorama electoral en España. La primera es que el electorado español se vuelve a moderar en beneficio del bipartidismo tradicional, ya que PSOE, y muy especialmente PP, son las dos únicas formaciones que crecerían de modo apreciable en las urnas, en detrimento de Ciudadanos, Podemos y Vox. La segunda, por tanto, se basa en una progresiva huida de los españoles de los extremismos populistas que, a izquierda y derecha, vienen condicionando las alianzas políticas en los últimos meses. La tercera es que Ciudadanos consolida su condición de partido bisagra de corte centrista y liberal, aunque sin opciones de gobernar España, de modo que parece haber tocado techo. A su vez, Podemos sufre un hundimiento paulatino prácticamente hasta lograr las cuotas de voto que a mediados de los años noventa lograba Izquierda Unida. La percepción de esa España indignada que llenaba las calles hace tan solo un lustro y que se escoraba hacia la demagogia populista de extrema izquierda empieza a desaparecer, de manera que el PSOE es el partido que ha empezado a recuperar ese voto. En cualquier caso, es el PP el partido que más parece reponerse en el escaparate político español. Es cierto que los 66 escaños logrados en las elecciones de abril son un baldón, y lo será durante mucho tiempo. La fuga sistemática de votantes hacia Ciudadanos -más de 2,5 millones- y hacia Vox parecería ligeramente contenida si hoy se celebrasen comicios de nuevo, pero el PP continúa muy lejos de lograr la marca de 137 escaños obtenida por Rajoy en 2016. Es cierto que el «voto de moda» a Vox del sector más conservador del electorado se diluye de manera alarmante, y que el PP parece haber empezado a controlar la hemorragia. Pero continúa muy alejado del PSOE, que se ve extraordinariamente premiado por los muchos errores cometidos por Podemos.

Solo la tendencia a la baja de los partidos «emergentes» más radicalizados suponen una buena noticia para España, en la medida en que la moderación se consolida. Aun así, decrece el deseo de que Sánchez pacte con Ciudadanos su investidura, y aumenta la percepción de que lo hará con Podemos y los partidos separatistas para alcanzar La Moncloa. Lamentablemente, también aumenta la sensación de los españoles de que la economía empeorará sensiblemente en los próximos meses. Por el contrario, el sondeo demuestra que la confianza del ciudadano en la Monarquía, y en particular en la figura de Don Felipe, sigue creciendo. Tres de cada cuatro españoles asumen la Corona como un bien de nuestra democracia que hay que seguir protegiendo frente a los ataques que sufre. Atrás queda la imagen deteriorada de una Monarquía víctima de sus propios errores.