Opinión

Lo de Núñez ya es de juzgado de guardia

Lo de Núñez ya es de juzgado de guardia

Aprovechó los tres únicos días que estuvo en juzgado, entre sus vacaciones y una nueva baja por enfermedad, para parar la investigación sobre un concejal del PSOE y para desimputar a otros dos ex altos cargos socialistas

La juez María Núñez Bolaños -que instruye la causa de los ERE y otras vinculadas a la gestión fraudulenta de fondos de la Junta de Andalucía durante el mandato socialista- aprovechó los tres únicos días que estuvo en juzgado, entre sus vacaciones y una nueva baja por enfermedad, para parar la investigación sobre un concejal del PSOE y para desimputar a otros dos ex altos cargos socialistas. No llueve, diluvia ya sobre mojado en la actitud de esta magistrada, cuya indolencia en la instrucción ha sido denunciada por la Fiscalía Anticorrupción ante el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). No es que discrepe uno u otro fiscal, son todos los de la Audiencia Provincial de Sevilla los que se han quejado. Porque son escandalosas sus dilaciones, de tal forma duerme los casos que muchos de ellos terminan prescribiendo, amén del rechazo, sin motivación convincente, de nuevas pruebas solicitadas por fiscales y agentes anticorrupción. Y los que no prescriben, ella los va archivando. De hecho, Núñez está pendiente de una acción disciplinaria del CGPJ por la acumulación de retrasos injustificados. Desde 2016 solo ha dictado cinco autos de procesamiento de las 182 diligencias previas que se han incoado. Inconcebible.

El caso de los ERE o el de la fundación pública Faffe, creada en 2003 para (en teoría) formar a desempleados andaluces, son de una gravedad máxima. Nepotismo, enchufismo y desvío de cientos de millones de dinero público destinado (también en teoría) a los parados que volaba hacia otros bolsillos a través de una trama orquestada para delinquir. Por eso la actitud de Bolaños es inaudita e irresponsable y causa un grave daño a la imagen de la Justicia, como si esta pasara de largo sobre el mayor escándalo de corrupción de la historia de España. Y eso sí que es de juzgado de guardia.