Opinión

La política postiza

La política postiza

La nueva política no es más que cháchara y neblina, sin ideas, ni proyectos, ni estrategias que duren más allá de un día

A menudo muchos amigos y conocidos nos dicen a los periodistas eso de «estos días estaréis muy entretenidos», refiriéndose al trasiego político. Siento decepcionarles pero no es así. Estamos más o menos ocupados, pero aburridos como ostras y tan hartos del postureo como la mayoría de los españoles. Porque este aparente ajetreo de la vida pública es en realidad una actividad postiza, una inercia negligente disfrazada con mucha impostura declarativa. Porque bajo esta «democracia del canutazo», en la que lo único que importa es ocupar espacios de opinión a base de hueca palabrería, no hay ideas, ni proyectos, ni estrategias que duren más allá de un día. Porque las presuntas noticias no son más que ruido banal, hojarasca, humo retórico