Opinión

La noche triste

La noche triste

«Espero que recordemos esta efeméride, sin los prejuicios antihistóricos que están surgiendo. La memoria de Cortés se lo merece por lo que fue su tesón, su formidable capacidad organizativa y, también porque supo reconocer el gran valor y resistencia de sus rivales, los aztecas, llegados un día del norte de México, del Azatlán»

Hoy mismo, ya en la oscuridad, se cumplen 500 años de la Noche Triste de Hernán Cortés. La mayor crisis de toda su historia de la conquista de México, que sería la Nueva España.

Todo empezó cuando Don Hernán se reunió con el anunciador de la gran expedición de castigo, comandada por Pánfilo de Narváez, que había promovido Diego Velázquez Cuéllar, gobernador de Cuba, e irritado antiguo socio de Cortés, dispuesto a acabar con él.

Alfonso de Vergara, ese era el nombre del anunciador, fue invitado a todo un banquete por Don Hernán, que le regaló abundante oro. Asombrado por tanto agasajo y riqueza, el enviado de Velázquez se hizo gran amigo de quien iba a ser su enemigo; al