Opinión

La derecha hecha añicos

La derecha hecha añicos

Casado será el líder de la derecha que más guste a la izquierda

El debate de la moción de censura ha servido para confirmar inexorablemente el anatema que hace apenas unas semanas lanzara Pablo Iglesias contra la derecha: «Ustedes no volverán a formar parte del consejo de ministros de este país».

El discurso de Santiago Abascal iba dirigido a convencidos. Un discurso histriónico, alimentado con ráfagas de verdad que, sin embargo, se servían a ratos de formas próximas al cuñadismo o al guiño conspiranoico. Pero Vox se encuentra a gusto manteniendo este tono chirriante, que le garantiza el aplauso de su parroquia y las «alertas antifascistas» del enemigo; a la vez que deja indiferente a una mayoría de la población, que percibe en tales proclamas machadas un tanto friquis. El discurso de Pablo